Gobernador aún confía conseguir votos para el impuesto al petróleo

Sello del Gobernador de Puerto RicoSAN JUIAN – El gobernador Alejandro García Padilla se reiteró confiado el jueves en que podrá conseguir los votos que necesita en la legislatura para aprobar el nuevo impuesto al petróleo, que él mismo ha identificado como tabla de salvación para la fiscalmente maltrecha Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) y fuente de repago para una anunciada emisión de bonos.

Cuestionado sobre por qué piensa que alcanzará un consenso entre los legisladores de su Partido Popular Democrático (PPD), García Padilla se amparó en la necesidad imperiosa del arbitrio y en la tendencia a la baja en el precio del petróleo en los mercados internacionales.

“Todo el mundo reconoce que es necesario [el arbitrio]… Desde que inició esta discusión hasta el día de hoy, el precio de la gasolina ha bajado más de cuatro chavos”, dijo el Gobernador a manera de justificación y dando a entender que el efecto del arbitrio sobre el consumidor no sería todo lo negativo que ahora se anticipal.

García Padilla entonces especuló lo que podría suceder de no aprobarse el impuesto en términos de los efectos que ello tendría sobre la ACT y el Banco Gubernamental de Fomento (BGF).

“¿Qué pasa si no sucede?… Carreteras (ACT) deja de pagarle al Banco (BGF), el Banco deja de poder utilizar fondos para hacer obra pública… Hay que poder asfaltar la Carretera 30, el que el tren funcione, el que las guaguas de la AMA funcionen, esas son realidades que hay que reconocer. Yo estoy seguro de que la razón va a prevalecer”, dijo el Gobernador.

Sin embargo, el hecho persiste de que García Padilla no ha logrado convencer a al menos uno de los tres representantes que se mantienen opuestos a tan siquiera considerar el proyecto del arbitrio, hasta que no se les presente el anunciado proyecto de reforma contributiva. Aducen éstos que primero deben confirmar que la reforma provee al contribuyente un alivio contributivo tal, que no convierta en oneroso el arbitrio.

Es harto conocido que los legisladores opuestos al impuesto al petróleo son Luis Raúl Torres, Manuel Natal y Luisa “Piti” Gándara.

Debido a la exigua mayoría del PPD en la Cámara de Representantes (28 a 23), García Padilla necesita que al menos uno de estos tres legisladores decida apoyar el impuesto, pero hasta la fecha los esfuerzos parecen ser infructuosos. No obstante, el Gobernador está convencido de que sí conseguirá el voto que le falta con suficiente tiempo para aprobar el nuevo arbitrio antes de fin de año en una sesión extraordinaria de la legislatura.

Pero una semana después de culminado el periodo para aprobar nueva legislación, la fecha límite para la cual la administración esperaba haber aprobado el arbitrio, no solamente no se ha conseguido el voto faltante, sino que entre los convencidos al menos uno comienza a tener dudas sobre la necesidad del impuesto propuesto.

Esta semana el Representante Javier Aponte Dalmau revivió un proyecto de su autoría que eliminaría parcialmente las exenciones a gases licuados derivados del petróleo (propano, butano, etano y otros), lo que tendría el efecto de, según él, generar dinero suficiente para transferir a la nueva Autoridad de Transporte Integral sin necesidad del arbitrio a la gasolina.

La tendencia parece indicar que mientras más tiempo pase, al Gobernador se le hará más difícil mantener amarrados los votos para el arbitrio, y más remota se hace la posibilidad de una sesión extraordinaria.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.