EPA se reafirma en corrección de su informe sobre incinerador de basura en Arecibo

logo_epasealSAN JUAN  – El director de la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) José Font reiteró el miércoles la corrección del informe positivo de su agencia en el caso del establecimiento y operación de un incinerador de basura en la regíos de Arecibo recalcando que el proceso de investigación y consultas se hicieron según disponen las leyes ambientales aplicables.

“Cuando la agencia presentó el permiso en borrador hace año y medio, llevó a cabo vistas públicas bien extensas, llevamos a cabo reuniones mucho más allá de lo que ordinariamente la agencia lleva a cabo, y luego de que se toma la decisión la somete al escrutinio público… La decisión fue apelada, se llevó al concilio de apelaciones y se mantuvo la decisión tomada por la EPA, habiéndose considerado todo e récord administrativo y todas las preocupaciones vertidas por el público que participó en las vistas públicas”, señaló Font.

El director de la EPA señaló que la atención pública que ha recibido el desarrollo de la planta incineradora es debido al “proceso a nivel estatal”, refiriéndose a que desde el ámbito federal, “el permiso de deterioro significativo al amparo de la Ley de Aire Limpio fue emitido final”.

Sobre las denuncias que persisten entre las distintas organizaciones ambientales, sobre los efectos nocivos que las llamadas nanopartículas de compuestos tóxicos tendrían sobre la salud de las comunidades circundantes a la planta incineradora, Font señaló que los permisos a dicha instalación se concedieron a la luz de las tecnologías existentes y la reglamentación vigente.

“Se utilizan ‘scrubbers’, los cuales remueven la materia particulada… mucho tiempo atrás se hablaba de materia de 10 micrones, hoy estamos hablando de 2.5 micrones. La nanopartícula es mucho más pequeña todavía. Habría que ver el estado de la ciencia, hasta dónde llega [detección de nanopartículas] en términos de reglamentar este tipo de partículas… “A nivel de nanopartículas, todavía no hemos llegado a ese nivel”, explicó Font, a la vez que no descartaba el que avances en tecnología pudieran servir de base para reglamentación más estricta.

A manera de ejemplo, Font señaló como la reglamentación en la EPA se ha hecho más restrictiva desde que el ingresó a la agencia, de conformidad con el desarrollo de la ciencia. Sin embargo, en el caso de las nanopartículas, Font aseguro que al presente no hay un método que pueda medirlas “con confiabilidad suficiente para tomar decisiones” como para establecer nueva reglamentación.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.