Arzobispo de San Juan rechaza pena de muerte

Haga un clic para ver mapa

Haga un clic para ver mapa

SAN JUAN – El arzobispo de San Juan, monseñor Roberto González Nieves rechazó el miércoles que en Puerto Rico se instaure la pena de muerte en el marco del reclamo de diversos sectores para que dicho castigo se le aplique a los responsables por la llamada masacre familiar de Guaynabo.

“Esta horrenda matanza ha suscitado gran indignación colectiva. Muchos han optado por hacer expresiones de venganza e incluso a sugerir la pena de muerte. Hace unas semanas sobre este tema, en un discurso ante una delegación de la Asociación internacional de Derecho Penal, dijo el Papa Francisco que ‘es imposible imaginar que hoy los Estados no puedan disponer de otro medio que no sea la pena capital para defender la vida de otras personas del agresor injusto…Todos los cristianos y los hombres de buena voluntad están llamados, por lo tanto, a luchar no sólo por la abolición de la pena de muerte, legal o ilegal que sea, y en todas sus formas…’”, resaltó el arzobispo en una comunicación escrita.

“Otros han optados por gestos de nobleza humana, espiritual y social. Hemos visto como se han reunido para orar por la paz, hemos visto como personas se han ofrecido para costear los pasajes y gastos de familiares de las víctimas en Perú. Esa es la respuesta cristiana ante tanta crueldad: la oración, la ayuda social, espiritual y la solidaridad fraternal”, dijo.

Las expresiones de González Nieves se dieron en reacción a la llamada masacre familiar de Guaynabo ocurrida pasada semana en la Urbanización Los Frailes del mencionado municipio. Allí fueron asesinados el exmilitar Miguel Ortiz Díaz, su hijo Michael Ortiz; su esposa, Carmita Uceda y su suegra, Clementina Ciriaco. Otro hijo del exmilitar, de 13 años sobrevivió al suceso y alertó a las autoridades. Aparentemente el móvil del crimen es una deuda del alquiler de una casa y una orden de desahucio.

“Me conmovió muchísimo ver una foto donde aparece esta familia al frente de una imagen de la Virgen de la Providencia en la Parroquia San Juan Evangelista en Guaynabo. Esa imagen expresa la ternura maternal de María. Se trata de una hermosa imagen sentada que muestra a la Virgen inclinada sobre el niño dormido en su regazo. Las manos de la Virgen se unen en oración mientras sostiene la mano izquierda del niño. El manto de esta imagen hecha de porcelana en estilo Lladró, asume el parecer de lágrimas. También la virgen de la Providencia llora por sus hijos e hijas”, expresó.

El líder religioso instó a reencender la llama de la esperanza por un Puerto Rico sin violencia. Dijo que Puerto Rico merece marchar por los caminos de paz y hermandad y exhortó a unirse en oración por la familia Ortiz Uceda y por la paz en la isla.

“Deseo animarnos mutuamente no resignarnos al reino sangriento y oscuro de Herodes. Puerto Rico nació cristiano y como tal, es un país de la luz. En Puerto Rico la violencia o la cultura de la muerte no pueden tener la última palabra. Estamos llamados a dejarnos guiar por el brillo de la estrella de Belén que nos guía en nuestras oscuridades y nos conduce hacia aquél que es la Luz”, dijo al comparar la situación con el relato bíblico de la matanza de niños inocentes ordenada por Herodes.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.