Alcalde de Cabo Rojo la emprende contra vigilantes del DRNA

DRNA (Logo)CABO ROJO  – El alcalde de Cabo Rojo, Roberto “Bobby” Ramírez Kurtz, deploró el viernes, “el patrón de persecución y hostigamiento” de varios vigilantes del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), contra su persona, empleados y su administración municipal, por lo que solicitó la intervención de la secretaria Carmen Guerrero Pérez para finalizar el mismo.

Ramírez Kurtz narró en un comunicado de prensa, que el domingo, el sargento José Luis Rivera Montalvo, acompañado de otros vigilantes del DRNA, ordenó la paralización de la Copa Alcalde de Botes de Motor, en la Playa del Combate. Sostuvo que de forma respetuosa le preguntó al Sargento el motivo para haber paralizado el evento “y se limitó a contestar por “falta de seguridad” en la competencia.

“El sargento Rivera Montalvo ordenó la paralización del evento en el que participaban competidores de Humacao, Salinas, Cataño y Cabo Rojo, aun cuando tenía personal conocimiento de que los organizadores habían cumplido con todos los requisitos de permisos del propio DRNA, Guardia Costanera, Cuerpo de Ingenieros del Ejército, la Policía Estatal y el Municipio; y a pesar de que el propio Sargento comprobó y vio que efectivos de seguridad y emergencias de dichas agencias prestaban servicios en mar y tierra”, explicó el alcalde.

“De inmediato, le solicité hablar con su supervisor ante el cual apelé la orden de paralización del sargento Rivera Montalvo. Este entendió la arbitrariedad de su actuación y lo desautorizó. La competencia pudo reanudarse para deleite de los competidores que llegaron de otros pueblos, los residentes del Combate y numerosos visitantes que disfrutan su estadía en Cabo Rojo con motivo del feriado de Acción de Gracias”, añadió.

Sostuvo que, “como parte del patrón de persecución contra su administración, recientemente el sargento Rivera Montalvo expidió una multa de 2 mil dólares contra el municipio, alegando que un camión arrojaba desperdicios en la comunidad Los Martínez de modo ilegal. Radicamos un recurso de revisión ante el tribunal, el cual dictaminó que el Sargento actuó sin tener jurisdicción y sin haber consultado previamente con la División Legal del DRNA”, expresó Ramírez Kurtz.

El primer ejecutivo caborrojeño denunció que “los múltiples esfuerzos y recursos que invierte su administración para ofrecer sana diversión a los caborrojeños y atraer turistas y visitantes a su municipio son obstruidos y entorpecidos por el comportamiento de estos vigilantes del DRNA. A modo de ejemplo mencionó una situación que ocurre en las inmediaciones del Faro Los Morrillos y el área de baño “La Playuela”.

Explicó que los turistas y visitantes que acuden a disfrutar de dichos atractivos están siendo atropellados por estos vigilantes con actitudes amenazantes y la expedición de boletos injustificados que oscilan entre 50.00 y 150.00 dólares por estacionamiento. “Nuestro municipio ha hecho una inversión considerable en la restauración y apertura del Faro, así como en esfuerzos para atraer turistas del extranjero y de nuestra Isla, y se van con una pésima impresión por el trato que reciben de parte de estos vigilantes del DRNA”, afirmó el alcalde.

“Yo también he recibido un trato irrespetuoso de parte de algunos de los vigilantes y he sido testigo de los atropellos a los visitantes, cuando no les permiten entrar al área de estacionamiento habiendo espacios disponibles en el lugar que tiene cabida para unos 120 vehículos”, dijo. Informó que la situación continúa a pesar de haber sostenido una reunión con la secretaria Guerrero Pérez y otros funcionarios del DRNA, durante la cual les explicó las múltiples quejas de los turistas y visitantes por el comportamiento de los vigilantes y se llegó a unos acuerdos para resolver la situación.

“Al día siguiente de celebrarse la reunión, los vigilantes continuaron atropellando a nuestros visitantes, incluyendo varios turistas estadounidenses que llegaron al sector atraídos por nuestros ofrecimientos de hospitalidad. Nosotros los atraemos y los vigilantes de Recursos Naturales los ahuyentan”, destacó el alcalde.

Apuntó que conscientes de la escasez de estacionamiento y como parte importante del servicio a los visitantes, el municipio ofrece un servicio de “trolley” que los acerca hasta el área del Faro y “La Playuela”, tratando de evitar que sean atropellados por los vigilantes.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.