Albergues de mujeres víctimas de violencia reclaman aumentos en asignaciones de fondos.

capitolio-300x2002EL CAPITOLIO  – Ileana Aymar Ríos, directora ejecutiva de Hogar Ruth para Mujeres Maltratadas, Inc., expresó el miércoles, que el año pasado el Hogar Ruth confrontó una reducción significativa de los fondos comparándolo con el año anterior, lo que impactó en mayor medida el Programa de Albergue. La asignación de donativos legislativos, según dijo, para el 2014 fue clave para poder continuar los servicios. Sus gastos en renta mensual ascienden a unos 2,700 dólares y, de otro lado, criticó a la Corporación del Fondo del Seguro del Estado porque los tienen en una clasificación errónea y tienen que pagar 18 mil dólares al año en primas.

Sus comentarios se produjeron durante una vista pública de la Comisión de Asuntos de la Mujer, que preside la senadora María González López, en la que se consideró la Resolución del Senado 911, de su autoría, que ordena realizar una investigación sobre las instituciones especializadas en proveer servicios de albergue de emergencia y protección a víctimas de violencia doméstica, su situación y necesidad fiscal; analizar los criterios para donativos legislativos a los mismos e identificar alternativas fiscales para garantizar su operación.

En tanto, Vilmarie Rivera Sierra, presidenta de la Red de Albergues de Violencia Doméstica de Puerto Rico, Inc., sostuvo que el Gobierno tiene la responsabilidad de proveer todos los recursos necesarios para garantizar la seguridad de las mujeres. “Por tal razón, pedimos que el Gobierno de Puerto Rico cumpla con su compromiso de asignar fondos recurrentes a los albergues especializados en atención de las víctimas de violencia doméstica”, dijo en un comunicado de prensa. Recordó que unos tres o cuatro albergues tuvieron que cerrar porque dejaron de recibir cerca de 60 mil dólares, y entre ellos mencionó el cese de operaciones de la Casa Julia de Burgos en Aguadilla.

La Red, según dijo, agrupa los siguientes albergues especializados para víctimas de violencia doméstica y sus hijos(as): Casa Protegida Julia de Burgos (San Juan y Ponce), Hogar Nueva Mujer Santa María de la Merced, Inc., La Casa de Todos, Inc., Hogar Ruth para Mujeres Maltratadas, Inc., Casa de la Bondad, Inc., Casa Protegida para Mujeres y Niños Maltratados (CAPROMUN), Hogar Clara Lair, Inc., Hogar La Piedad y Casa Protegida Luisa Capetillo.

De otro lado, expresó que los albergues son una alternativa que garantizar la seguridad, la interrupción del ciclo de violencia y promueve la restitución de derechos y el apoderamiento de quienes han sido víctimas y testigos de la violencia.

Por otro lado, señaló que es importante realizar un análisis de las diferencias entre los programas ambulatorios para atender a víctimas de violencia doméstica y los albergues de emergencia. “A diferencia de un programa ambulatorio que ofrece servicios de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., de lunes a viernes, los albergues ofrecemos servicios 24 horas del día, los 365 días del año. Nuestro servicio de cuidado continuo requiere contar con personal que esté disponible 24 horas debido a que el servicio de acompañamiento es un componente que nos distingue de otros programas. Desde el momento de su ingreso hasta el momento de su egreso de nuestras facilidades, las mujeres y sus hijos están acompañados para realizar todas sus gestiones”, indicó.

Por último, señaló que, en promedio, una mujer albergada con tres menores en los albergues, tiene un costo estimado de 7,500 dólares por tres meses. En la vista también participaron de la vista pública, Marcos Santana, director de la Casa de Todos, y Sandra Cruz Ramírez, coordinadora de la Casa Protegida para Mujeres y Niños.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.