1.8 billones de personas en el mundo no tienen acceso a un inodoro

brico-0290-1-instalar-inodoro-xl-668x400x80xXSAN JUAN – El miércoles en la mañana 1.8 billones de personas a través de todo el mundo despertaron sin tener otra alternativa que consumir agua contaminada con heces humanas. Más de un billón de personas a través de todo el mundo no disponen de una infraestructura sanitaria –un inodoro – por lo que están obligados a defecar en cunetas, detrás de arbustos, en ríos o charcas.

Estos datos ponen de manifiesto uno de los principales problemas, sino el principal, que afecta a todas las naciones del planeta, la pobreza.

“Si queremos erradicar la pobreza, y si queremos condiciones de salubridad dignas para todos, entonces debemos empezar a discutir, abierta y ampliamente, sobre inodoros. No habrá igualdad de género cuando las mujeres deben enfrentar acoso, abuso y violencia diariamente cuando buscar un lugar donde orinar o defecar”, señaló el Subsecretario General de las Naciones Unidas, Jan Eliasson, en un mensaje a propósito del Día Mundial del Inodoro.

Desde 2013, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 19 de noviembre como Día Mundial del Inodoro, aun cuando anteriormente el día era reconocido por varias organizaciones cívicas internacionales. El día es dedicado a levantar consciencia sobre el extraordinario número de personas que no tiene acceso a un inodoro a través de todo el mundo, aun cuando el acceso al agua, y a la salud, son un derecho humano.

De acuerdo con Eliasson, no se puede erradicar la malnutrición en lugares en donde las personas sufren de diarrea persistente o parásitos intestinales, como tampoco se puede educar a los niños porque están muy enfermos para asistir a clases o cuando las niñas abandonan las escuelas cuando comienzan a menstruar.

En Puerto Rico, aun cuando el índice de pobreza es de poco más o menos el 50 por ciento, el acceso a una infraestructura sanitaria confiable no es un problema de salud o social. De acuerdo con el director de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Alberto Lázaro, el 59 por ciento de los abonados de la corporación pública está conectado al sistema de alcantarillado sanitario de la misma. Sin embargo, de acuerdo con José Font, director de la oficina de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) en Puerto Rico hace apenas 10 años, el problema ambiental principal de Puerto Rico era la infraestructura para el manejo de las aguas sanitarias.

“No toda la población está conectada al sistema de alcantarillado de la AAA. Entre un 40 y 45 por ciento de la población está conectada. El resto depende de pozos sépticos o de descargas directas… y eso es un gran reto porque la inmensa mayoría de estos pozos sépticos no operan adecuadamente y son una fuente de contaminación para los abastos de agua y las aguas superficiales”, aseguró el director de la EPA en la isla.

Font señaló que un acuerdo entre la AAA y la EPA ha permitido “grandes mejorías y avances en el mejoramiento de la infraestructura” al punto de que ya ese no es el principal problema ambiental en la isla.

“Todavía tenemos gran reto por delante. Estamos negociando actualmente con la AAA el acuerdo que se firmó a 15 años en el pasado para priorizar las obras de infraestructura que son necesarias. En aquel momento se visualizaba que iba a continuar un desarrollo en ciertas áreas que no ocurrió”, explicó Font.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.