Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Perelló adelanta las bases para nuevo sistema contributivo

Haga un click en la foto/logo para ver más

Haga un click en la foto/logo para ver más

EL CAPITOLIO – El presidente de la Cámara de Representante, Jaime Perelló presentó el miércoles lo que habrán de ser las bases para un nuevo sistema contributivo en Puerto Rico que habrá de simplificar el proceso de recaudación de fondos para el gobierno.

“Nuestro sistema contributivo actual es una carrera de obstáculos, tanto para el individuo como para los empresarios y su cumplimiento representa un alto costo para el contribuyente”, señaló Perelló en una conferencia de prensa.

Perelló, quien estuvo acompañado del presidente de la Comisión de Hacienda, Rafael “Tatito” Hernández, señaló que no debe continuarse con la práctica de reformar un sistema contributivo complejo y que está plagado de “parchos”, producto de reformas anteriores. El presidente cameral señaló que desde 1987 en Puerto Rico se han puesto en marcha, cuatro reformas contributivas de cuestionable eficacia.

Entre los principales elementos del propuesto nuevo sistema contributivo, Perelló destacó la simplificación del sistema “ampliando el umbral de personas que no tributen”.

Para justificar lo que habrá de ser un nuevo nivel de exención contributiva, el líder cameral señaló que el 88 por ciento de todas las planillas radicadas en el 2012 correspondían a individuos con ingresos de 50 mil dólares o menos, que aportaban al estado a penas 328 millones de dólares.

“¿Por qué continuamos invirtiendo una cantidad extraordinaria de recursos y esfuerzo para apenas recaudar 328 millones de dólares?”, cuestionó el presidente de la Cámara, dejando entrever así la posibilidad de un nuevo tope de exención contributiva de al menos hasta 50 mil dólares.

De acuerdo con lo anticipado por Perelló, la experiencia previa con los recaudos entre este tipo de contribuyente –con 50 mil dólares o menos de ingreso– “representa muy poco de los ingresos del estado” por lo que una exención contributiva en este renglón no tendría u impacto significativo en los ingresos del gobierno.

Por otro lado, las personas asalariados que tributen, estarían sujetas a tasas fijas de contribución, sin deducciones, sin radiación de planillas y sin una retención en el origen, por lo que se espera eliminar los reintegros.

Perelló anticipó además que para compensar la pérdida en recaudos se habría de maximizar la captación del impuesto sobre ventas y uso (IVU) y aunque no lo anticipó, tampoco descartó la posibilidad de aumentarlo y/o convertirlo en un impuesto de valor añadido (IVA).

El líder cameral señaló además que se contrató a la Universidad de Puerto Rico para hacer un estudio de todos los créditos e incentivos contributivos que se han otorgado por los pasados años y la efectividad que han tenido los mismos en términos de los propósitos para los que fueron creados.

Otra de las alternativas bajo consideración es la reducción de las tasas contributivas a las corporaciones para equipararlas a las de los individuos. Además se considera la eliminación del impuesto a la propiedad mueble para ser sustituida por un impuesto al momento de ocurrir la actividad económica (venta).

Ni Perelló, ni Hernández anticiparon para cuándo podría presentarse la legislación necesaria para establecer un nuevo sistema contributivo pero sí coincidieron en que los efectos del nuevo sistema podrían comenzar a sentirse a principios de 2015, pero que el mismo probablemente entraría en vigencia para principios de 2016, fecha en que se rinden las planillas correspondientes al año contributivo 2015.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.