Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Mr. Román va a vista pública con información incompleta

Rafael_Roman_metropr-300x15011EL CAPITOLIO – El secretario del Departamento de Educación, Rafael Román Meléndez será citado nuevamente a deponer ante la Comisión de Derechos Civiles, Participación Ciudadana y Economía Social del Senado, porque “llegó sin la información completa”.

La Comisión, que investiga las condiciones de los estudiantes ciegos y parcialmente ciegos en el Instituto Loaiza Cordero de Santurce (ILC) “entendió que los datos ofrecidos están incompletos, por lo que se procederá a citar al secretario de Educación y a la persona que él designe como Secretario Auxiliar de Educación Especial para continuar con la vista pública sobre el ILC”, indica el comunicado de prensa.

En su ponencia Román Meléndez, destaca que en la actualidad, el ILC atiende a estudiantes con discapacidades visuales y sordos ceguera, pero además atiende a otros con problemas de autismo y discapacidades múltiples, con una facultad de 32 maestros y 40 empleados, entre enfermeras, asistentes de servicios y de seguridad.

Sobre el tema de la diversidad de los niños en el ILC, Román Meléndez destacó que “de acuerdo a las disposiciones de la Ley federal Individuals with Disabilities Education Improvement Act de 204 (IDEIA), los niños y jóvenes con discapacidades deben ser educados en el ambiente menos restrictivo posible y que los niños con discapacidades deben ser educados con niños sin discapacidades y que las segregación sólo se debe hacer cuando la severidad de las discapacidades sean tales que la educación no permitan la educación en un ambiente regular”.

Según la exposición de motivos de la Resolución del Senado 718, el Instituto Loaiza Cordero para Niños Ciegos, creado en 1923, fue creado para crear una escuela residencial para la educación de niños ciegos y parcialmente ciegos. Pero al presente, según la Resolución, de la actual matrícula de 150 estudiantes, solamente 58 son ciegos o parcialmente ciegos. Estas cifras se consideran alarmantes, toda vez que la población ciega queda rezagada al tener menos oportunidades disponibles de instrucción pública. En la actualidad, en el ILC están juntos los videntes y los no videntes, cuando sus necesidades son diferentes, pues los no videntes requieren atención individual para su educación.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.