Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Madres de niños de educación especial y OPPI desmienten al Secretario de Educación

Rafael_Roman_metropr-300x1501SAN JUAN – A pesar de los reclamos el Secretario de Educación Rafael Román, en términos de que los problemas relacionados con el acceso a los servicios del Programa de Educación Especial se resolvieron la semana pasada dentro del plazo impuesto por el Gobernador Alejandro García Padilla, un grupo de madres de niños de educación especial denunció el jueves que cientos de estos niños aún permanecen sin recibir los servicios.

“Yo tengo, por áreas, diferentes querellas desde que estuvimos en La Fortaleza, y una pocos que añadimos hoy, de niños sin Trabajador 1… Estos no son de este semestre… estos son los que yo tengo, y yo soy una organización. Como estos, debe haber cientos de niños sin Trabajador 1, y no son niños de los que se discutió el PEI (Programa Educativo Individualizado) en agosto o septiembre. Son niños que no tienen el T-1 desde hace tiempo”, denunció Joyce Dávila, portavoz de la Alianza de Autismo y Desordenes Relacionados de Puerto Rico.

Dávila desmintió abiertamente al Secretario Román al señalar que es falso que los casos pendientes de estudiantes pendientes de que se les asigne un T-1 sean casos nuevos que han surgido con la matrícula de este año. De hecho, presente en la conferencia de prensa estaba Jackeline Maldonado, madre de un niño de educación especial matriculado en la Escuela 2da. Unidad José Manuel Torres, en el barrio Dajaos de Bayamón, y quien denunció que en dicho plantel hacen falta cuatro T-1’s desde el inicio de clases, y hasta el jueves –casi una semana después de que se venciera el plazo impuesto por el Gobernador– no se habían asignado.

Igual suerte corren los estudiantes de educación especial de la Escuela Elemental Urbana de Lajas, en donde faltan seis maestros y al menos dos asistentes (T-1’s). De acuerdo con Mariam Pagán, madre de un niño autista, los maestros de inglés y de educación física adaptada fueron movidos del Programa de Educación Especial a la corriente regular, dejando desprovistos a los primeros.

“Además de que faltan seis maestros y de que movieron a dos a la corriente regular, resulta ser que el Departamento de Educación declaró como excedente a otros tres maestros de la escuela”, señaló Pagán.

Por su parte, Madeline Monroig, Coordinadora del Programa de Protección y Defensa a Personas con Deficiencias en el Desarrollo, adscrito a la Oficina del Procurador de las Personas con Impedimentos (OPPI), confirmó que al presente hace falta personal y servicios de apoyo a los niños de educación especial en las regiones de San Juan, Bayamón, Arecibo, San Sebastián, Aguada, Ponce, Humacao, Caguas y Carolina, además de Mayagüez, a la que pertenece el municipio de Lajas.

De acuerdo con el documento de estadísticas provisto por OPPI se señala que aun hacen falta 120 asistentes de servicio (T-1’s), 15 nombramientos para maestros, 16 estudiantes sin ubicación escolar, servicio de transportación para 31 estudiantes de educación especial y 76 funcionarios para servicios relacionados.

Pagán denunció que para dar la impresión de que el Departamento de Educación había resuelto el problema de servicios a los niños de educación especial el Secretario Román recurrió al mecanismo de “remedio provisional”, el cual permite a los padres la contratación de personas para ofrecer el servicio que el Departamento no ha ofrecido y la agencia le paga. Sin embargo, a experiencia previa ha sido que el DE paga tarde porque no dispone de los fondos al momento de la contratación.

“Entonces, lo que ocurre es que estas personas se van porque no pueden seguir trabajando sin cobrar. Hay algunos que se aguantan un tiempo, pero al final no pueden”, señaló Pagán.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.