Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Histórica alianza contra el VIH-SIDA

Human_Immunodeficency_Virus_-_stylized_renderingSAN JUAN – El gobernador Alejandro García Padilla anunció el martes un acuerdo colaborativo que permitirá a Puerto Rico entrar, de manera contundente, en el esfuerzo mundial para erradicar el sida.

Según el mandatario, la histórica alianza entre la Universidad de Puerto Rico (UPR); los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés); el Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación; la Compañía de Fomento Industrial (PRIDCO); y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, división del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (NIAID-DAIDS, por sus siglas en inglés), busca desarrollar una vacuna para combatir el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

“Hoy, Puerto Rico se convierte en un socio clave en la batalla contra una de las peores epidemias que afecta a la humanidad, el VIH-Sida. Los Institutos Nacionales de Salud se acercaron a la Universidad de Puerto Rico por el talento de nuestros científicos, el nivel de infraestructura de nuestro ecosistema biotecnológico y por la fiabilidad de nuestra economía científica. Este país tiene todas las herramientas necesarias para ser el centro de investigación y producción de esta vacuna”, enfatizó el primer ejecutivo en conferencia de prensa desde el edificio de Ciencias Moleculares de la UPR.

García Padilla explicó que este acuerdo es una muestra del trabajo realizado para recobrar la confianza de la comunidad científica en el Sistema de la UPR para el manejo de este tipo de investigaciones, así como el resultado de gestiones hechas por el propio mandatario en sus visitas a Washington DC.

Indicó que la inversión total de la primera fase de este proyecto asciende a cerca 1.5 millones de dólares, con 1.1 millones provenientes de NIH, y un pareo de fondos de 365,000 dólares del Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación que serán utilizados para comprar equipo.

Por otro lado, el ejecutivo detalló que el personal encargado de esta investigación trabajará bajo la supervisión de los científicos puertorriqueños Abel Baerga-Ortiz y José César Lasalde; los mismos concentrarán sus esfuerzos en la búsqueda de una proteína que conduzca a una vacuna contra el VIH. Los equipos de investigadores trabajarán en las instalaciones de la UPR, en el Centro de Desarrollo y Adiestramiento en Bioprocesos del Recinto de Mayagüez y en el edificio de Ciencias Moleculares de la UPR en Río Piedras.

“Gracias a nuestras fortalezas en las ciencias vivas, este proyecto establece a Puerto Rico como un aliado en la colaboración entre la industria, la academia, la investigación y el desarrollo que se le dedicará a este esfuerzo. Nuestro país ha evolucionado, de fabricar medicamentos para la venta sobre el mostrador, a ser una pieza instrumental en la investigación para manufacturar una vacuna para combatir el VIH-SIDA”, sostuvo.

Por su parte, el director del Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación, Iván Ríos Mena, destacó que “con este proyecto emblemático, la Ciudad de las Ciencias se convierte en una realidad tangible. Los fondos que estamos pareando para la compra de equipo reafirma el compromiso de esta administración en cuanto al desarrollo de la economía del conocimiento”.

Especificó que el proyecto se llevará a cabo en tres etapas, que durarán aproximadamente cinco años. La primera etapa, sobre la investigación y el desarrollo molecular, buscará identificar las proteínas que pueden conducir a la vacuna. La segunda etapa buscará la producción a pequeña escala de la proteína con características clínicas y proporcionará material a NHI para los ensayos clínicos. La última etapa será sobre la producción a gran escala.

Según informaron, de acuerdo a informes recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde el comienzo de la epidemia, cerca de 75 millones de personas han sido infectadas. Hoy en día hay más de 35.3 millones de personas infectadas con el VIH/SIDA; 3.34 millones de estas personas son niños. En solo tres décadas se ha catalogado como la enfermedad infecciosa con mayor mortandad que ha afectado el planeta, causando más de 36 millones de muertes.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.