Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

DRNA asegura que no había solicitud de permiso de corte de árbol que cayó en residencia de Aguadilla

DRNA (Logo)SAN JUAN- La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Carmen Guerrero Pérez, expresó el martes, que no son ciertas las versiones que han trascendido de que la agencia denegó un permiso para el corte del árbol en la propiedad o cerca de la residencia de la ciudadana en la carretera PR-443, kilómetro 0.2 del barrio Caimital Bajo, en Aguadilla.

Mencionó en un comunicado de prensa, que en los expedientes del DRNA en la Región de Aguadilla “no existe ninguna solicitud a esos fines. Bajo la actual administración, tampoco se tiene registro de alguna solicitud de ayuda que se haya emitido a la agencia en este caso que, de primera mano se tramita con los municipios”.

“Queremos aclarar que el árbol de Guanacaste que cayó sobre la residencia, no es una especie endémica ni nativa de Puerto Rico. De manera que, le aplican las mismas protecciones que se dispensan a cualquier árbol en Puerto Rico para cuyo corte debe mediar un permiso sencillo que se evalúa el mismo día de la solicitud. Nos entristece que la ciudadana haya confrontado esta situación y estamos en la mejor disposición de colaborar con la Oficina de Manejo de Emergencias Municipal y Estatal para auxiliarla a la mayor brevedad”, mencionó la funcionaria.

Tanto el director regional de Manejo de Emergencias de Aguadilla, Frank Hernández, como el director de Obras Públicas de ese Municipio, José Castro Miranda, confirmaron la información así como Jonathan González Suárez, hijo de Rosa Mar Báez Suárez, la mujer perjudicada por el árbol desplomado.

Guerrero Pérez indicó que cuando se presenta evidencia de que un árbol representa un riesgo para la vida y la propiedad, los técnicos del DRNA pueden otorgar el permiso en el mismo día. Si existe una emergencia, la Oficina de Manejo de Emergencias Municipal o Estatal puede tomar la determinación de cortar el árbol en el momento que se presenta la emergencia.

El DRNA envió técnicos especializados para evaluar las raíces del árbol desplomado y las condiciones del suelo donde se encontraba y a su vez determinar si hay algún otro árbol que pueda representar riesgo para la vida o propiedad en esta zona. El análisis técnico, realizado por biólogos forestales, revela que el árbol se cayó debido al debilitamiento y falta de estabilidad cuando se le cayó una primera parte hace seis meses, momento en que dio indicios de tratarse de una emergencia y actuar bajo el protocolo. La fragmentación dejó el centenario árbol vulnerable, el peso quedó inclinado hacia la parte norte, donde ubica la residencia afectada, por lo que el viento y la lluvia de estos días contribuyeron a que se cayera.

Los biólogos observaron además que el árbol tenía aproximadamente dos por ciento de hongo entre el tallo y sus raíces. Asimismo, se percataron de que la carretera estatal PR 443 y una acera pasan por encima de las raíces del viejo árbol y que un camino municipal está muy cerca, por lo que su alimento estaba muy comprometido.

El único permiso solicitado al DRNA para corte y poda del árbol data de 1994, hace 20 años. Para esa fecha, el técnico del DRNA advirtió que el árbol representaba un peligro para la propiedad y la vida humana luego de una poda en la cual no se tomó “en consideración que su peso original se orienta al este”.

La agencia tiene brigadas disponibles para colaborar con las Oficinas municipales y estatales de Manejo de Emergencias para auxiliar esta residente de Aguadilla, cuya vivienda fue afectada por la caída de un árbol el pasado fin de semana.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.