Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Denuncian alarmante disloque en la organización escolar del Sistema de Educación Pública

departamento-de-educacion1EL CAPITOLIO – En conferencia de prensa celebrada junto a madres y padres de la Escuela José N. Colón de Barranquitas, los senadores María de Lourdes Santiago Negrón y Larry Seilhamer Rodríguez, portavoces del Partido Independentista (PIP) y del Partido Nuevo Progresista (PNP), respectivamente, junto a la senadora del Partido Popular Democrático (PPD), Mari Tere González, denunciaron el martes, el “disloque” generado por la Carta Circular Número 37 del Departamento de Educación, que ha provocado que, comenzado ya el semestre, se altere de forma alarmante la organización escolar, fusionando grupos y declarando excedentes a un número significativo de maestros.

“Sin embargo, estructurada ya la organización de cada escuela, e iniciadas las vacaciones de verano, se publicó la Carta Circular 37, la cual derogó la Carta Circular 25, estableciendo que “bajo condiciones normales” ningún grupo debe tener menos de 25 estudiantes. Además, se redujo a 18 los créditos requeridos para graduación de intermedia y superior. Como resultado de estos cambios, entrado ya el semestre, los grupos ya conformados según la carta anterior están siendo reorganizados, fusionando aquellos grupos de menos de 25 y declarando excedentes a los maestros que perdieron su grupo”, declaró la senadora Santiago en un comunicado de prensa.

Regularmente, la organización escolar que regirá en agosto comienza a planificarse en el mes de febrero; este año, el proceso se inició con la Carta Circular 25 que, disponía, entre otros asuntos, que el número mínimo de estudiantes por grupo sería 20 y que se requerirían 21 créditos para obtener diploma tanto de nivel intermedio como superior.

Las fusiones de grupos han causado un aumento dramático en el número de estudiantes por salón, sin considerar el elevado número de estudiantes de educación especial integrados a corriente regular. De esa forma, se ha convertido en la norma que en un grupo de más de 30 niños de escuela elemental, se ubiquen de 8 a 10 estudiantes de educación especial, sin el auxilio de Trabajadores I. Toda vez que la mayoría de los niños con condiciones especiales requieren atención individualizada, tiempo adicional para tareas y exámenes, asistencia para tomar notas, asiento preferente, y en ocasiones, equipo asistivo, se hace prácticamente imposible que se cumpla con los objetivos académicos tanto del currículo regular como lo establecido en el Programa Educativo Individualizado de los niños del programa de educación especial. También se ha visto afectado el “salón recurso”, que es el período en el cual los estudiantes de educación especial deben recibir asistencia pedagógica individualizada que les permita permanecer integrados a corriente regular. En el caso de la escuela José N. Colón, hay secciones de salón recurso con hasta diez estudiantes, lo que derrota el propósito de ese instrumento esencial para la inclusión.

La portavoz del PIP indicó que “la imposición de estas medidas sólo resultará en una agudización del ya gravísimo problema de ubicación de estudiantes de educación especial. Se trata, en efecto, de una nueva forma de violentar los derechos de las niñas y niños a una educación apropiada”. Además, la senadora independentista alertó sobre la posibilidad de que maestros y maestras nombrados desde agosto con carácter transitorio, no reciban pago por el trabajo realizado hasta esta fecha, por no haberse notificado adecuadamente de su contratación a la Oficina de Gerencia y Presupuesto”.

Por su parte, el senador Seilhamer señaló que este cambio de la carta circular en el mes de junio cuando ya habían culminado las clases es un acto de irregularidad que violenta las normas y reglamentos del Departamento de Educación. “Se aumentan los grupos haciendo más difícil para los maestros el control del salón y para los estudiantes un aprendizaje más individualizado. Se les reducen créditos a los estudiantes para graduarse y se les elimina la clase de inglés en kínder. Una vez más no se está dando prioridad a la educación de nuestros niños y jóvenes.

Es inaceptable que el secretario Rafael Román insista en que atendió los problemas del Departamento cuando hoy tenemos las mismas situaciones que hace una semana. Nos unimos al reclamo de estos padres y maestros y pedimos que se derogue la carta circular que se circuló en el mes de junio. La comunidad escolar se compone de los maestros, estudiantes y padres, y la información entre todas las partes debe fluir. El entregar una carta en febrero que se aprobó en mayo y luego cambiarla por una en junio, que los padres se enteraron de los cambios en agosto es una falta de transparencia y honestidad con los padres y estudiantes”, sostuvo el portavoz del PNP en el Senado.

Finalmente, Yazmín Reyes, portavoz de las madres y padres, exigió que la Carta Circular 37 no se le aplique a ninguna escuela del país porque va en detrimento de los mejores intereses de sus hijos. Indicó, además, que al efectuar este cambio el Secretario de Educación y sus funcionarios no tomaron en consideración el daño emocional y psicológico que se le crearían a los niños.

“Le hacemos un llamado a las madres, padres, maestros, estudiantes y miembros de la comunidad a organizarse, a luchar, a no dejarse intimidar y a juntos orquestar un esfuerzo contundente que presione y obligue al DE a dejar sin efecto la Carta Circular 37”, concluyó Reyes.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.