Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Condenan el uso del término “relaciones públicas” de forma indiscriminada

1096807_10151686374361078_10151686372271078_11228_2076_bSAN JUAN – Debido a la alusión frecuente a la disciplina de Relaciones Públicas en algunas situaciones o acontecimientos que han sacudido la opinión pública del País recientemente, la Asociación de Relacionistas Profesionales de Puerto Rico (ARPPR) exhortó el viernes, a funcionarios gubernamentales, políticos y analistas noticiosos a desistir de usar el término para relacionarlo con asuntos que no guardan relación con el verdadero significado de esta profesión del área de comunicación.

“Recientemente hemos estado viendo situaciones en nuestro país, como lo ha sido el caso Doral, donde se hace alusión errónea a que los hechos en cuestión son el resultado de la práctica de las relaciones públicas. Las relaciones públicas no son otra cosa que un proceso de comunicación estratégica que construye relaciones mutuamente beneficiosas entre una organización y sus públicos. Las relaciones públicas construyen, no destruyen. La base de la profesión es la ética, la responsabilidad social, la colaboración y el respeto. Se está llamando relaciones públicas a lo que no es y continuamente se confunde con la propaganda”, recalcó Iris Rivera Ortiz, presidenta de la Asociación de Relacionistas Profesionales en un comunicado de prensa.

Según Rivera Ortiz, acciones para difamar, desacreditar, manipular, tapar o esconder, información, entre otras, no corresponden al ejercicio de las relaciones públicas. “Las relaciones públicas tienen que ver con entendimiento, con construir relaciones sólidas y duraderas entre las empresas y sus públicos, con respetar la competencia, con el bien común y con trabajar para el fortalecimiento de una sociedad justa con una mejor calidad de vida”, enfatizó.

Para la Presidenta de los relacionistas esta es una de las razones por las que el colectivo que representa aboga por una mayor regulación de la práctica incluyendo una posible colegiación. “Esta profesión ya es regulada por la ley 204 y cuenta con unos estrictos cánones de ética pero parece que no es suficiente y tendremos que ser más rigurosos condenando acciones que van en detrimento de la profesión. Asociar el término con acciones que no van acorde a lo descrito por ley es una irresponsabilidad y falta el respeto a los más de 800 relacionistas debidamente licenciados que diariamente ejercen su profesión con verticalidad y rigurosidad en nuestra isla”.

La ARPPR presentará a su matrícula un anteproyecto de ley sobre colegiación en su próxima asamblea anual a celebrarse el próximo 2 de octubre a las 6 de la tarde en el Hotel Intercontinental.

Para información sobre la asamblea y datos adicionales sobre la profesión de relaciones públicas, puede acceder la página www.relacionistas.com.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.