Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Bomberos a favor de mayores poderes para regular las “machinas”

bomberoslogo_1-155x155EL CAPITOLIO  – Aunque la Ley 345 de 18 de diciembre de 1999, le brinda poderes al Cuerpo de Bomberos para reglamentar las operaciones de los equipos mecánicos de diversión, conocidos popularmente como “machinas”, el jefe de la agencia, Ángel Crespo Ortiz, favoreció el lunes, en vistas públicas de una comisión de la Cámara de Representantes, poderes adicionales para minimizar los riesgos de accidentes en dichas atracciones.

“Es pertinente tomar otras medidas que entendemos que serían necesarias y de ayuda al momento de certificar estas maquinarias para la diversión, entre ellas exigir que el operador sea un adulto, que cuente con un adiestramiento del uso de la máquina, que no pueda ingerir bebidas alcohólicas y que de ocurrir un accidente se le realice las mismas pruebas que a un conductor en estado de embriaguez y se tipifique como delito grave, el causar un accidente bajo dichas condiciones” dijo  Crespo Ortiz en un comunicado de prensa.

De igual forma, el funcionario recomendó que los ingenieros mecánicos que inspeccionan las machinas antes de ponerse a funcionar en una fiesta patronal o cualquier actividad relacionada, sean solicitados por el Cuerpo de Bomberos al Colegio de Ingenieros, contrario a la práctica actual en la que es el dueño de la atracción que solicita la certificación a los ingenieros mecánicos.

El jefe del Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico, solicitó a la comisión cameral que del proyecto de ley que surja de estas vistas públicas, “se faculte a su agencia para poder reglamentar el registro y licenciamiento de dueños y operadores de machinas de diversión, de la misma forma en que se hace con los dueños y operadores de inflables”, dijo Crespo Ortiz.

Al reconocer que los inspectores del Cuerpo de Bomberos cuentan con un adiestramiento básico no técnico sobre la responsabilidad de los ingenieros mecánicos al inspeccionar las machinas, el jefe de los bomberos favorece que se pueda identificar fondos para que los inspectores sean capacitados en otros aspectos del funcionamiento de las machinas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.