Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Aseguran propuesta de reforma contributiva evidencia fracaso de política fiscal

carlos_johnny_méndez_noticelEL CAPITOLIO  – El portavoz alterno del Partido Nuevo Progresista (PNP) en la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez Nuñez opinó que la primera de las varias propuestas de una nueva reforma contributiva que se espera presenten diferentes sectores de la actual administración, es una medida desesperada ante la hecatombe económica que ha propiciado el propio Partido Popular Democrático (PPD).

Los legisladores Antonio “Tony” Soto Torres y Waldemar Quiles Rodríguez se unieron a las expresiones de Méndez Nuñez.

“El Partido Popular es el responsable de crear las condiciones actuales que hacen imposible activar la segunda etapa de la reforma contributiva legislada por el PNP. Por eso tienen que recurrir a este invento que ya tiene oposición dentro de su propio partido”, opinó Méndez al hacer referencia a las expresiones del presidente de la Comisión de Hacienda del Senado, José Nadal Power, quien al parecer tiene reservas con la propuesta de la Cámara.

Por su parte, el representante Soto Torres expresó que “llevamos más de un año advirtiendo las consecuencias de las malas decisiones económicas tomadas por parte de esta administración y los resultados han sido más que evidentes. No solo hemos advertido y denunciado, sino que hemos presentado propuestas y alternativas que lamentablemente han caído en oídos sordos. Ahora hablan de eliminar la patente nacional que ellos mismos inventaron, pero si en realidad hay voluntad para eliminarla que aprueben el Proyecto de la Cámara 1941 y no esperen a final de Sesión que es cuando planifican atender este asunto”.

Por su parte, el veterano legislador Quiles Rodríguez recibió con suspicacia la propuesta por el historial de promesas incumplidas por parte de la actual administración. “Esta propuesta proviene del mismo partido que nos impuso 71 nuevos ‘taxes’ con una carga de más de 2,500 millones de dólares al año; son los mismos que impusieron la patente nacional, que le quitaron el bono a los ‘senior’, que eliminaron el crédito por trabajo, que prometieron bajar el impuesto sobre ventas y uso (IVU) y no cumplieron”, dijo.

Para el representante toda propuesta para reformar el sistema contributivo debe tener como norte poner más dinero en el bolsillo de los contribuyentes y que no sea un subterfugio para la imposición de más contribuciones. “Una reforma contributiva efectiva debe buscar reducir la carga contributiva, simplificar el sistema y promover el desarrollo económico”, dijo.

Los legisladores apuntaron a que según un estudio reciente de Pew Research Center, organización dedicada a la recopilación de datos, estadísticas e investigaciones, muchos países se han enfocado en la eficiencia administrativa, reduciendo sus gastos operacionales ante el reto de aumentar los recaudos dentro de un marco económico difícil.

Acerca de la imposición de un Impuesto al Valor Añadido (IVA), Méndez Nuñez añadió que “es menos oneroso para la ciudadanía el optimizar la captación de impuestos existentes, como el IVU, a imponer una nueva carga contributiva a los consumidores”.

Detalló que el IVA es un impuesto de base amplia, que se aplica en cada fase de la cadena comercial, que grava los productos y servicios adquiridos y se deduce de los impuestos cobrados sobre las ventas, por lo que es un impuesto sobre el consumo. Al cobrarse el Impuesto al Valor Añadido en todas las etapas de la cadena comercial, esto hace que la administración y fiscalización de este impuesto sea una compleja y onerosa y en consecuencia no es adecuado para países que no tienen una tradición de impuestos similares.

“Una administración que en nueve meses ha sido incapaz de volver a implantar el impuesto en los muelles –el cual operó sobre una base amplia hasta hace solo ocho años y que todavía hoy aplica sobre algunos productos – nos quiere ahora venir a decir que podrá implantar un IVA en menos de tres meses. Es absurdo. Jurisdicciones que han tratado de moverse de un impuesto sobre la venta a un IVA. Han tardado años en poder implantarlo y algunas han desistido del experimento por lo complejo de su administración y los disloques que el cambio ha ocasionado”, agregó.

Mientras tanto, Soto Torres enumeró algunas de las propuestas fiscales que tanto él como la Delegación del PNP en la Cámara han sugerido. Entre ellas destacó la propuesta de asignar fondos al Departamento de Hacienda para mejorar la captación del IVU, la regulación de salarios y contratos en las agencias públicas, el no ahogar a los comerciantes con la avalancha de impuestos, el no aumentar el presupuesto en más de 750 millones de dólares y mantener el gasto en alrededor de 9,085 millones de dólares y la creación de un comité bipartita para buscar soluciones ante las degradaciones, entre otras.

“Debemos de reinventar el sistema contributivo, pero no puede ser a base de parchos ni de la presentación de ideas que son no viables, sino simplificando el sistema, mejorando la fiscalización y atendiendo los focos de evasión y reduciendo la carga contributiva a la clase productiva de la Isla. Desde febrero está radicado la Resolución de la Cámara 857, que busca analizar, seriamente, los parámetros de una verdadera reforma contributiva y aún no le han dado paso, esto indica que la voluntad es cero para traer un verdadero cambio fiscal”, indicó el legislador.

Por otro lado, Méndez Nuñez añadió que mientras la Reforma Contributiva del 2011 redujo la tasa máxima de contribución sobre ingresos a corporaciones a 30 por ciento, y la hubiese llevado a 25 por ciento en su segunda fase, el Partido Popular lo primero que hizo al entrar al poder fue aumentar dicha de contribución sobre ingresos a 39 por ciento.

“La propuesta de los compañeros Perelló y Hernández es una admisión de que el PNP tomó las medidas correctas para estimular nuestra economía con la Reforma Contributiva del 2011. Al igual que han hecho con las APP y los nombramientos de facilitadores para estudiantes de educación especial, el Partido Popular ha revertido medidas beneficiosas para nuestra gente por consideraciones puramente politiqueras, creando caos, incertidumbre y desasosiego”, señaló.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.