Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Agrupación de mujeres repudia decisión en el caso Ivonne Negrón Cintrón

Logo MAMPRSAN JUAN – Las miembros del Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico (MAMPR) también expresaron su indignación el jueves al veredicto de asesinato en segundo grado emitido por un jurado de región judicial de Caguas, en el juicio por el asesinato de Ivonne Negrón Cintrón en un caso de violencia doméstica. “Nuevamente el sistema de justicia le ha fallado a las víctimas de la violencia de género y a las familias que enfrentan el sufrimiento por la pérdida de sus hijas, hermanas, madres, a manos de asesinos inspirados en el machismo rampante”, dijo en un comunicado, Edda López, portavoz del MAMPR.

“En una sorpresiva e inexplicable decisión, el Jurado que deliberó por menos de tres horas concluyó que Juan Ramos Álamo no había premeditado la muerte de su víctima. Esto, a pesar del testimonio experto que demostró las múltiples veces en que fue apuñalada y la bizarra forma en que su cuerpo fue desmembrado con el propósito de ocultar el cadáver”, denunció.

Según la activista, en un caso tan significativo en términos de la violencia empleada, era necesaria mayor preparación por parte de la Fiscalía para contrarrestar lo que desde el principio era la táctica de la defensa, que el asesino saliera mejor librado con un veredicto de asesinato en segundo grado, el cual conlleva una pena mucho menor.

“El Jurado es responsable por el contradictorio veredicto al cual llegó: el femicida no premeditó, pero encontraron que hubo agravantes. Si bien no son personas con preparación en Derecho, deben tener sentido común. Su decisión ha enviado el mensaje equivocado de que el rechazo de una mujer justifica el coraje de un hombre al extremo de provocar el asesinato, por lo que debe ser considerado menos culpable”, argumentó.

Mientras tanto, Nirvana López, otra de las portavoces, sostuvo que el organismo reitera su solidaridad con la familia de Ivonne Negrón Cintrón y afirmaron que estarán presentes en Tribunal de Caguas el 10 de octubre, fecha en que se llevará a cabo la lectura de sentencia. “Esperamos que el Juez repare aunque sea mínimamente la injusticia cometida imponiendo la máxima sentencia permitida en Derecho al asesino Juan Ramos Álamo”, concluyó.

Por su parte, la senadora Mari Tere González expresó en declaraciones escritas que se une a las denuncias que han hecho en torno al desarrollo de este caso.

“Los elementos necesarios para encontrar al acusado culpable por asesinato en primer grado estaban presentes en la evidencia considerada por el jurado. La premeditación que define ese delito se manifestó de múltiples maneras, pero tal vez las más evidentes fueron dos: cuando el asesino confesó que buscó en la cocina ‘el cuchillo más grande y amolao’ y las 26 puñaladas que luego le infligió y que la patóloga forense incluyó en su testimonio. La defensa jamás presentó prueba pericial que refutara a la patóloga”, dijo.

“El proceso judicial fue atropellante para la familia de Ivonne Cintrón desde su desaparición y evidencia cómo los componentes del sistema carecen de herramientas para procesar adecuadamente estos casos. Se denunció además que el proceso judicial hizo que su familia viviera la hostilidad y la insensibilidad del sistema judicial. Alegaciones de alguaciles agresivos, suspensiones a capricho del abogado de defensa, un juicio fragmentado y que se extendió por cinco meses, la utilización por parte de la defensa de prejuicios y estereotipos sexistas para influir en el jurado, la necesidad de más recursos de apoyo y un jurado que probablemente no logró entender las definiciones de los distintos grados del delito de asesinato”, agregó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.