Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Adelantan supuesta renuncia del director de OGP

OGPSAN JUAN – El secretario general del Partido Nuevo Progresista (PNP), José Aponte Hernández, anticipó el lunes que la Fortaleza hará pública la carta de renuncia, durante los próximos días, del director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), Carlos Rivas Quiñones.

Según indicó el representante PNP, la dimisión de Rivas Quiñones está atada a su pobre desempeño en el puesto, incluyendo la desastrosa manera en la que él y el secretario de Educación, Rafael Román, manejaron las contrataciones en el Departamento de Educación.

“La salida del director ejecutivo de la OGP demuestra la escala del desastre administrativo, fiscal y económico en el presente gobierno. Las diferencias entre los poderes constitucionales y jefes de agencia con el Gobernador tiene destruida la estabilidad del gobierno, sin tan siquiera pensar en la total falta de un plan para el desarrollo económico de nuestra Isla”, manifestó el líder estadista en un comunicado de prensa.

El también expresidente de la Cámara de Representante resaltó que la posible salida de Rivas Quiñones, quien se encontraba bajo fuego por la desorganizada manera que trabajo el asunto de la contratación de los asistentes de educación especial (T1), dejará claro que el mal llamado “equipo de ensueño” económico del gobernador Alejandro García Padilla, no era otra cosa que un espejismo que destruyó la economía de Puerto Rico.

“Todos nos recordamos cuando este gobernador anunció, con mucha algarabía, este mal llamado equipo económico, del cual el director de OGP era una pieza central. Con su salida se confirma la ineptitud de la presente administración y se comprueba una vez más el fracaso de las políticas fiscales establecidas por, entre otros, Rivas Quiñones. Son esos desaciertos y la falta de un plan para el desarrollo de la economía, los que nos han colocado en la peor situación fiscal de nuestra historia”, sostuvo.

Aponte Hernández enfatizó que bajo Rivas Quiñones, la OGP carecía de un norte fiscal, prefiriendo premiar a los “amigos del alma” y “parientes del corazón” antes de los niños del sistema público de enseñanza.

“Vendrán alegar logros de la OGP bajo el ahora exdirector ejecutivo, pero la verdad es otra. Bajo el mandato de este funcionario, las decisiones fiscales sobrepasaban el bienestar de nuestro pueblo. Este, ya pasado director ejecutivo, tampoco creía en la austeridad fiscal que requiere los tiempos, pues autorizaba la presentación de presupuestos muy elevados y sin ninguna fuente de repago viable para atajar el déficit que los mismos contenían. También autorizó el aumento de salarios a empleados de confianza, mientras retenía la contratación de T1 y maestros, situación que provocó, junto a la ineficiencia de Román, el peor inicio escolar en nuestra historia. Ese es el legado de Rivas Quiñones”, dijo.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.