Férrea defensa de subsidios de energía a residentes de vivienda pública

MirtaColon130620EL CAPITOLIO – La líder comunitaria Mirta Colón, presidenta de la Asociación de Residentes Gladiolas Renace, y representante de la Coalición de Residentes de Vivienda Pública, defendió la permanencia de los subsidios para el consumo de energía que reciben los residenciales públicos y cuestionó el por qué no se dirigen los esfuerzos de cobro de deudas por las utilidades a las agencias de gobierno, cuyas deudas son casi el doble de los subsidios.

“Vemos que el total de subsidios suma $8,967,547 versus la deuda de las 10 corporaciones públicas que más adeudan a la Autoridad de Energía Eléctrica, que asciende a $150,127,704.54, al 26 de mayo de 2014. Nos preguntamos por qué razón no dirigir los esfuerzos al cobro al cobro de estas deudas de agencias que tienen presupuestado el pago de estas utilidades, en vez de ir contra la gente más vulnerable y con menos recursos económicos en el país”, señaló Colón durante su ponencia ante la Comisión de Asuntos Energéticos del Senado.

Colón recordó que los subsidios al consumo de energía fueron legislados inicialmente como una forma de ayuda a los residentes de vivienda pública para que éstos pudieran enfrentar la crisis económica que entonces afectaba al país.

“La falta de ingresos y las facturas elevadas afectaban significativamente la capacidad de los residentes para pagar mensualmente los servicios de agua y luz, por lo que las deudas con la AAA y la AEE aumentaban en gran cuantía”, dijo Colón, quien además señaló que, al presente, las condiciones económicas de Puerto Rico han empeorado.

“Si se creó con la intención de paliar nuestra realidad económica y atender las necesidades de comunidades que tradicionalmente hemos sido marginadas, estos factores aun siguen vigentes, por lo cual no es recomendable eliminar este subsidio o tarifa fija”, añadió Colón.

La líder comunitaria recalcó además, que la Ley Número 106 del 28 de junio de 1974 incluye como beneficiarios de los subsidios, además de los residentes de los residenciales públicos (Ley Núm. 69 de 2009), a familias beneficiarias del Programa de Asistencia Nutricional (PAN), que no viven en residenciales, además de otras familias que reciben otros tipos de beneficios. Colón señaló que hay unas 55,000 familias residiendo en los residenciales públicos del país, del total de más de 500,000 que reciben subsidio por consumo de energía.

“Este renglón que recoge cuanto es la cantidad que se otorga en subsidios a los residenciales públicos no es la realidad… ¿Qué ocurre? Esas deudas a las que se hace mención, encontramos que residenciales como López Sicardó –que hace cuantos años que salió del inventario de [la Administración de] Vivienda Pública– todavía lo tienen como residencial público”, denunció Colón, quien adjudicó a la falta de actualización del reglón de deudas por cobrar de la AEE la desproporción en las deudas y subsidios a residentes de los residenciales.

Colón cuestionó el costo real que los subsidios a los residentes de vivienda pública tienen sobre las finanzas de la AEE “basado en el costo neto por kilovatio”.

Esta situación fue corroborada por el Administrador de Vivienda Pública, Gabriel J. López, quien durante su ponencia ante la Comisión de Asuntos Energéticos, cito como ejemplo el caso del proyecto Brisas de Cupey.

“La factura de la AEE refleja 25 contadores, de los cuales solo estamos pagando 13 que fueron los corroborados inicialmente en la toma de inventario. Por lo tanto, la AEE está facturando 12 contadores que no se han localizado físicamente en el proyecto y es la razón por la que no los estamos pagando”, informó López.

El Administrador de Vivienda Pública explicó que la agencia que dirige recibe del gobierno de Estados Unidos la totalidad de los fondos que costean la operación de los proyectos de vivienda pública federal, y que la reglamentación vigente requiere documentar el consumo y el importe actual por cada proyecto, anualmente.

“Entendemos que existe una crisis económica y que todos los ciudadanos debemos ser parte de la solución. No obstante, la solución no es continuar masacrando a los más pobres. Basta ya con el discrimen contra los sectores menos privilegiados económicamente”, sentenció Colón, quien recomendó la posibilidad de auscultar el uso de fondos de algunas de las agencias con programas destinados al bienestar social para cubrir el costo del subsidio energético, pero solo una vez se hayan agotado otros recursos.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.