Desconocido el tratamiento que recibirá la TUAMA en ATI

Haga un click en la foto/logo para ver más

Haga un click en la foto/logo para ver más

SAN JUAN  – El secretario del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), Miguel Torres evitó el miércoles, profundizar más el conflicto entre la administración de gobierno y el sindicato Trabajadores Unidos de la Autoridad Metropolitana de Autobuses (TUAMA) –además de los conflictos con otros sindicatos – tras la firma esta semana de la ley que crea la Autoridad de Transporte Integrado (ATI).

Torres señaló que la firma de la nueva ley no supone un atentado contra la TUAMA y los trabajadores que representa, y calificó al sindicato como “una unión importantísima”.

“La TUAMA continua siendo una unión importantísima. Es la unión principal de la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) y nosotros [fomentamos] el proceso de diálogo que tratamos de mantener con el liderato de la unión”, dijo Torres, quien además reconoció que ha habido instancias en las que las cosas “no han sido tan fáciles con ellos”.

El Secretario recalcó sobre las “no tan fáciles” relaciones con la TUAMA la oposición de su liderato a la nueva estructura administrativa bajo ATI, porque supuestamente se ponen en riesgo los empleos de los trabajadores con la integración de los servicios de transporte.

Torres aseguró que “la continuidad en el empleo, la certeza de trabajo y el no despido” son consideraciones principales en el proceso de transición hacía el llamado nuevo modelo de transportación colectiva. Además, dijo estar consciente de que los cambios provocan miedo, pero expresó confianza en que el resultado final será una estructura más sólida, más estable y “con mucha más diversidad en movimiento. A manera de ejemplo, Torres mencionó que puede existir la posibilidad de que un mecánico de autobuses pueda moverse a trabajar en la Autoridad del Transporte Marítimo (ATM) con los equipos mecánicos de las lanchas, o bien alguien que trabaje en el tren [urbano] que pase a trabajar en la coordinación logística del servicio de autobuses.

Pero es precisamente en lo relativo a los ejemplos ofrecidos por Torres en donde radica uno de los elementos de mayor oposición de parte de los sindicatos en las corporaciones públicas; el traslado de personal y reasignación de tareas basado en la absoluta discreción de los administradores de turno. Lo que Torres llama “integración de servicios” el liderato sindical identifica como “pérdida de derechos adquiridos y garantías negociadas en los convenios”.

“La legislación fue aprobada con la intención de garantizar el futuro del transporte público en Puerto Rico. El Gobernador hizo un compromiso claro… esto es parte de lo que fue su plataforma de gobierno y se convierte en un hito al conformarse legalmente lo que va a ser la zapata de lo que vamos a llamar la nueva estructura de transporte colectivo, de forma integrada, armoniosa, sostenible y balanceada para garantizar los empleos de toda esa gente que trabaja en la industria del transporte colectivo”.

Torres rehusó comentar sobre el tratamiento que habrán de recibir los convenios colectivos con los distintos sindicatos qua antes representaban trabajadores en distintas corporaciones públicas que ahora operaran bajo ATI, aduciendo que “aun no se la constituido la Junta de ATI”.

No obstante, el hecho de que el Gobernador Alejandro García Padilla haya esperado hasta el vencimiento del convenio entre la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) y el sindicato TUAMA, levanta serias sospechas sobre las intenciones de la administración.

En febrero pasado el presidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, admitió que la aprobación del proyecto que crea la Autoridad de Transporte Integrado (ATI) no aceptaría el convenio colectivo que actualmente negocia el sindicato Trabajadores Unidos de la Autoridad Metropolitana de Autobuses (TUAMA) con la corporación pública.

“Cuando el Senado vio el proyecto, eliminó eso. O sea, que este convenio que se negoció no va a pasar a la ATI y la realidad es que el convenio de TUAMA venció. En la Cámara de Representantes estamos buscando un lenguaje que reconozca el derecho a unionarse pero todos estos beneficios no pueden pasar a la nueva estructura”, habría dicho Perelló entonces.

Al preguntársele al líder cameral si eso significaba que la TUAMA tendría que negociar el convenio colectivo desde cero, éste contestó en la afirmativa. Perelló mencionó que, como quedó el proyecto, “tendrían que comenzar nuevamente el proceso para certificarse como representante exclusivo”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.