Continúa la “agonía” de los empleados municipales de Ponce

08-15-14 PoncePONCE  – En su segunda quincena de reducción salarial reflejada en los talonarios de los empleados Municipales de Ponce, un grupo de estos trabajadores se reunió el viernes, en reclamo a la alcaldesa de La Perla del Sur, María “Mayita” Meléndez para que deje sin efecto el plan de “reducción de gastos” y reestablezca el salario normal a los más de 1,500 empleados del Municipio.

La portavoz de los Empleados No Unionados del Municipio de Ponce, Marlese Sifre, aseguró a CyberNews que hasta el momento, Meléndez Altieri u otro funcionario municipal no ha arrojado luz sobre sus salarios.

“Esta es nuestra segunda quincena de cobro de los empleados municipales de Ponce y no se vislumbra la posibilidad de reconsideración de eliminar la misma. Por el contrario, la alcaldesa no ha expresado absolutamente nada ni ha mostrado compasión alguna ante el dolor y la desesperanza que viven los hogares de estos compañeros”, dijo Sifre a la prensa.

El grupo de trabajadores repudió el que no se haya expresado la alcaldesa a la medida que ya se llegó a la segunda quincena de cobro a la mitad de los salarios.

“Es bien difícil trabajar y que el cheque no pase de 150 dólares, en su gran mayoría, en donde hay talonarios que llegan en cero. Durante este año fiscal que comenzó en julio, junto con la reducción de jornada, hemos visto la repetición de la contratación desmedida de asesoría legal, publicidad y relaciones públicas, contratación de nuevos empleados y el trato selectivo y discriminatorio a ciertos empleados identificados de su partido que los han eximido de la reducción de jornada”, demandó.

Mencionó que tan reciente como esta semana se enmendó la Ordenanza a los efectos de eximir a los empleados de Finanzas y se enmendó el proyecto en plena Sesión para incluir otros departamentos.

“Vemos como mueven empleados a diestra y siniestra, a realizar funciones como administradores de lugares o edificios que nunca han necesitado administrador, solo con la intención de protegerlos como ejemplo: un nuevo administrador del terminal de carros públicos”, continuó.

“Hay muchos empleados en depresión e incluso hemos tenido que activar los grupos de apoyos de psicólogos para atender ciertas crisis causadas por la falta de dinero y la desesperación. Somos servidores públicos comprometidos con nuestra ciudad pero no somos responsables de los servicios que se afectan por la falta de empleados en sus lugares de trabajo ya que estos cumplen con su compromiso de (20) horas semanales, según ha sido impuesto”, sostuvo la empleada municipal que fue removida de su puesto en el Departamento de la Vivienda Municipal para ser transferida a Obras Públicas Municipal.

Recientemente, la prensa regional del sur destapó una ola de contrataciones de publicidad y servicios legales en momentos en que se reducen las jornadas laborales a los empleados regulares del Municipio.

Entre los gastos legales, la alcaldesa autorizó unos 371 mil dólares y en el caso de publicidad y relaciones públicas, que incluye según el registro de contratos de la Oficina del Contralor, otros 130 mil dólares, entre otros gastos.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.