Alertan sobre crimen contra ancianos y exhortan a concientizar sobre conductas de riesgo

oppteSAN JUAN – La Procuradora de las Personas de Edad Avanzada (OPPEA), doctora Carmen Delia Sánchez Salgado, impactará a partir del lunes los centros de usos múltiples a los que provee servicios, con información sobre qué conductas hace vulnerables a los adultos mayores a ser víctimas del crimen ante los casos recientes crímenes violentos contra miembros de ese grupo.

“Estaremos durante el día de hoy proveyendo información a los cerca de 135 centros alrededor de toda la Isla para que hagan visibles a sus usuarios los opúsculos de información y hojas sueltas en los que la Oficina registra el protocolo de prevención del crimen contra las personas de edad avanzada”, señaló Sánchez Salgado en un comunicado de prensa.

La funcionaria dijo que su oficina, a través de las Procuradurías de Protección y Defensa y de Educación, estará haciendo llegar a los administradores de los centros de servicios múltiples la información que procura que conozcan las medidas de seguridad en su hogar, en la calle, en su auto y en gestiones bancarias.

La procuradora reveló que su oficina ha recibido 212 querellas de agresión contra ancianos, como parte de las 6,719 de maltrato que incluyen casos de explotación financiera, negligencia, abuso emocional y violación de derechos.

Indicó que el sábado, un septuagenario fue asesinado en Dorado cuando fue víctima de un robo domiciliario en su hogar. La Policía teoriza que la víctima era prestamista y que guardaba grandes sumas de dinero en su casa. La semana pasada una sexagenaria fue asesinada por su hijo en Patillas, un adicto a drogas que fue acusado por el crimen.

“Lamentablemente en la mayoría de los casos, el o la perpetradora contra un adulto mayor es un miembro de su familia. Esos son los casos más difíciles de prevenir porque media el sentimiento de la persona de edad avanzada. Mi exhortación es a que si se siente abusado por un familiar, ya sea física, emocional o financieramente, lo comparta con otro familiar o un vecino, que a su vez pueda alertar a las autoridades”, planteó la procuradora.

Según Sánchez Salgado, de los casos recibidos en la OPPEA, en unos 3,112 los hechos fueron perpetrados por un hijo o hija de la persona de edad avanzada.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.