Abel Nazario le dice a Mayita que haga un comité con empleados municipales para atajar la crisis laboral en su alcaldía.

Haga un click en la foto/logo para ver más

Haga un click en la foto/logo para ver más

PONCE – El alcalde de Yauco Abel Nazario Quiñones sugirió el sábado, a la alcaldesa de Ponce Mayita Meléndez que forme un comité que incluya a empleados municipales para atender las situaciones de personas afectadas severamente por la reducción de jornada laboral decretada por su administración.

“Si no, le estás quitando el sustento. Hay que evaluarlo con mucho juicio. El desempleo es una opción temporal de un año o dos años y debe evaluarse ya sea por Recursos Humanos o por un comité de empleados, con un comité que la alcaldesa designe. Pero la situación en Ponce es muy crítica”, dijo Nazario Quiñones en una entrevista radial en WPAB 550.

Meléndez Altieri redujo a la mitad la jornada de trabajo a 1,032 empleados municipales, quienes no triunfaron con su recurso legal para evitar la reducción ante la crisis fiscal que atraviesa dicho ayuntamiento que enfrenta un déficit acumulado de 36.2 millones de dólares.

Sobre los efectos que pudiera traer el recorte de jornada laboral a los empleados municipales, el alcalde yaucano se mostró preocupado. “Siempre es preocupante. Me gustaría que se hiciera una lista de cuántos no cualificaron para desempleo y que a esos se les haga una concesión especial. En el caso nuestro (Yauco), ya se acabó el desempleo en una de las rondas pues se aumentó a 29, 30 y hasta 40 horas dependiendo de la situación de cada uno (de los empleados) en particular”, mencionó el alcalde.

“El déficit de Ponce anda por los ‘treintipico’ de millones. Eso es mucho dinero”, abundó Nazario Quiñones sobre la situación económica del ayuntamiento.

Sobre los empleados municipales que luego de sus obligaciones, recibieron cero en sus cheques, Nazario insistió que con el desempleo podrán recibir dinero, pero dicha situación, de no atenderse con seriedad, traerá brazos caídos en el Municipio de Ponce.

“Si no se hace, va a haber brazos caídos, y esos brazos caídos van a traer un efecto multiplicador en el servicio que se le da a la gente”, advirtió Nazario Quiñones.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.