Refieren a Justicia y a OEG irregularidades con subastas en Cidra

logobig_2SAN JUAN – La contralor Yesmín Valdivieso informó el lunes que el pasado 29 de abril notificó al secretario de Justicia, César Miranda, a la directora ejecutiva de la Oficina de Ética Gubernamental (OEG), Zulma Rosario y al presidente de la Junta Examinadora de Técnicos de Refrigeración y Aire Acondicionado, los hallazgos de la auditoría M-14-59 sobre irregularidades con subastas en el municipio de Cidra.

Según Valdivieso, el informe de la auditoría realizada entre el primero de julio de 2008 al 8 de marzo de 2012, bajo la incumbencia del exalcalde, Ángel “Wiso” Malavé, revela la comisión de serias desviaciones relacionadas con posibles cotizaciones falsas consideradas en la adjudicación de compras de piezas, de materiales y de equipos para las unidades de acondicionadores de aire en el municipio.

La auditoría también indica que la licencia de Técnico de Refrigeración y Aire Acondicionado presentada en una subasta por el licitador agraciado, correspondía a un subcontratista de este.

“El examen realizado a los pagos efectuados para las compras de piezas, de materiales y de equipos para las unidades de acondicionadores de aire de las dependencias municipales reflejó que, de agosto de 2006 a junio de 2011, el Municipio adjudicó 32 compras por 85,301 dólares a un proveedor de servicios. Para cada adjudicación, se consideraron 3 cotizaciones escritas (22 compras por 60,771 dólares) y por teléfono (10 compras por 24,530 dólares). De septiembre de 2006 a septiembre de 2011, el Municipio pagó 84,338 dólares por dichas compras. De las 96 cotizaciones recibidas y consideradas, 64 (67 por ciento) resultaron ser falsas”, indica la auditoría.

El documento de 58 páginas además señala que en relación al mantenimiento y reparación de los acondicionadores de aire, incluido en la subasta general para el año fiscal 2012-13, “el contratista agraciado presentó fotocopia de la licencia de Técnico de Refrigeración y Aire Acondicionado del proveedor que realizaba trabajos subcontratados para éste. Esto, debido a que no poseía dicha licencia y era un requisito para cumplir con la referida subasta. Este reglón se adjudicó a dicho contratista por 3,295 dólares mensuales”.

Entretanto, la auditoría menciona que estas irregularidades implican que los pagos de estas subastas pueden resultar ilegales, por lo que se puede solicitar la devolución de los mismos.

El informe de 15 hallazgos y tres comentarios especiales además incluye una ordenanza contraria a la ley y canon de arrendamiento de sitios públicos no cobrado por el municipio y deficiencias relacionadas con la solicitud de propuestas, adjudicaciones y contrataciones de licitadores para administrar y operar las instalaciones municipales del Hotel Treasure Island.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.