Dramático descenso en niveles de agua en el embalse La Plata

AAA_noticel22-300x1502TOA ALTA – El representante Ángel ‘Gary’ Rodríguez Miranda levantó el viernes la voz de alerta ante una posible sequía debido a los bajos niveles de agua registrados en el lago La Plata.

El legislador del Partido Nuevo Progresista también solicitó a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) la revisión de su plan de contingencia ante la eventualidad de que los niveles de agua continúen descendiendo.

“Tenemos que estar vigilantes ante cualquier eventualidad, incluyendo que continúe el marcado descenso del nivel de agua. El embalse La Plata tiene un nivel óptimo de 51 metro, y uno crítico de 43 metros. Ahora mismo estamos observando como áreas que alguna vez sirvieron como orillas del embalse, están convertidas en campos arenales. La pérdida en esta reserva ha sido mucha y bien marcada”, señaló Rodríguez Miranda mediante un comunicado de prensa.

Las expresiones del líder estadista surgieron durante una visita al embalase este pasado jueves para corroborar de primera mano la situación en ese importante cuerpo de agua.

Luego de la visita, Rodríguez Miranda sostuvo una reunión con pescadores de la zona, así como con ciudadanos que se personaron al lugar para dejar saber su inquietud sobre el asunto.

El embalse La Plata, localizado en el municipio de Toa Alta, suple hasta 67 millones de galones diarios de agua a la zona metropolitana de San Juan, principalmente a sectores de Toa Alta y Bayamón.

“Todos en Puerto Rico sabemos que los meses de mayor sequía son los de junio y julio. De hecho, la última vez que el nivel de agua en La Plata estuvo tan bajo fue precisamente en julio del 2008. Es hora de comenzar a revisar los planes de contingencia”, dijo el legislador por el distrito número nueve que comprende los municipios de Toa Alta y Bayamón.

Según datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés) La Plata sirve a unos 110,000 clientes, para un total aproximado de 448,000 personas.

Rodríguez Miranda enfatizó que si los niveles bajan de 43 metros, la calidad del agua no es la misma debido a la gran concentración de sedimento.

“En el último plan se estableció como línea de no cruzar los 40 metros. Debajo de ese nivel las aguas son mucho más turbias y el proceso de tratarlas es mucho más complicado”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.