Contratos en SARAFS del Departamento de Salud viola decreto de emergencia fiscal

Sarafs TitleSAN JUAN  – En tanto se pone todo el peso de la crisis fiscal sobre los hombros de los empleados públicos, en la Secretaría Auxiliar para la Reglamentación y Acreditación de Facilidades de Salud (SARAFS), una división pequeña del Departamento de Salud, se reparten contratos profesionales a diestra y siniestra por un monto de 1 millón 954 mil 472 dólares.

Así lo denunció Manuel Perfecto, presidente de la Unión General de Trabajadores (UGT) que representa a los empleados de los Programas Categóricos del Departamento de Salud. El líder sindical indicó que se le ha dado conocimiento de esta situación a la secretaria de Salud, Ana Ríus, sin que hasta este momento se haya tomado acción alguna.

Perfecto dijo que dos de los contratos son para personas que ocuparán el cargo de “masajistas inspectores” de la división de certificados de salud, con salarios de 2,500 dólares mensuales cada uno, pero cuya reglamentación para el área que inspeccionarán todavía no ha sido aprobada por la Legislatura.

“Allí lo que hay es una jauja de favoritismos políticos y amiguismos en la otorgación de contratos, con salarios para contratistas superiores en los mismos puestos a los que se paga al personal unionado por un mismo desempeño laboral”, dijo Perfecto.

Según el dirigente sindical, en el área de certificados de salud tan sólo quedan dos empleadas unionadas y el resto son empleados contratados a Manpower o profesionales quienes han sido traídas individualmente mediante otorgación de contratos.

Explicó que SARAFS se supone que opere con sus propios recaudos producto de las multas por violaciones a los reglamentos y en el pago por certificados, pero se ha caído en la práctica de realizar inspecciones de cortesía a violaciones a los reglamentos, cuyas multas deben ser cobradas.

“No es justo que se le pida a los empleados del Departamento de Salud sacrificios económicos, mientras hay un festín de otorgación de contratos por favoritismos políticos y amiguismos en SARAFS”, denunció.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.