Complacido sacerdote porque Fiscalía decidió no seguir con la acusación de supuestos actos lascivos

Justicia-300x2192BAYAMON – El sacerdote Ovidio Pérez Pérez reaccionó el lunes a la determinación la fiscalía de Bayamón de no continuar con la investigación que realizaban por supuestamente haber cometido actos lascivos en contra de un joven de 17 años de edad, porque el testigo “no es hábil”.

“Cuando recayeron sobre mí las medidas cautelares y el alejamiento del ejercicio público de mi ministerio sacerdotal, desconocía las alegaciones que se estaban haciendo en mi contra. Fue, en primer lugar, a través de la prensa que me enteré sobre qué versaba la investigación. Todavía en este momento sigo sorprendido, tenemos un informe de querella que habla de “acoso sexual” y un informe suplementario cerrando una investigación de “actos lascivos”. Aún desconozco los detalles de tales alegaciones. No sé dónde, cuándo, ni bajo qué circunstancias se me ha involucrado para hacer estos señalamientos en mi contra. Y deseo dejar claro lo siguiente: ¡nunca he cometido un delito y nunca he cometido ningún acto inmoral contra nadie!”, expresó el sacerdote en declaraciones escritas.

Por su parte, el abogado del religioso, Andrés Rolón Marrero, indico que “la conclusión del caso se da en la inhabilidad del testigo alegadamente perjudicado. Si las autoridades lo estimaron “no hábil” significa que su testimonio no es creíble, no es consecuente, ni contundente y no permite proceder más allá d toda duda razonable como exige el derecho”.

“Agradezco al Sistema de Justicia de Puerto Rico por su excelente trabajo en este caso. Todo el tiempo me sentí respetado por ellos y siempre estuve dispuesto a colaborar con los detalles pertinentes. Estuve siempre seguro de que en su momento la verdad se sabría. Mi familia y yo hemos sufrido mucho toda esta situación, pero el Señor nos ha dado la fortaleza necesaria. Ahora mi vida tiene que seguir y estoy dispuesto al servicio sacerdotal con la misma ilusión del primer día. Invito a todos mis feligreses, y a los católicos en general, a que centren su mirada en Jesucristo y en su madre María, y a rogar al Espíritu Santo la fortaleza para perdonar a todas aquellas personas que provocaron tanto mal. En mi corazón hay perdón y no rencor.”, indicó el religioso, quien lleva 13 años ordenado como sacerdote.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.