Satisfecho el Obispo de Arecibo tras determinación del Vaticano confirmando su inocencia

imagesARECIBO – El Obispo de Arecibo, Monseñor Daniel Fernández Torres acogió con satisfacción el viernes, la determinación de la Santa Sede de dar por cerrado el caso referente a una alegación en su contra, tras determinar de manera final y firme que la misma carecía de méritos.

“Recibo con satisfacción la determinación de la Santa Sede, quien luego de investigar el caso y evaluar las alegaciones en contra de este servidor, determinó que no se sostienen y ha dado por cerrado el caso. Siempre sostuve que las referidas alegaciones eran falsas y confié en que la verdad prevalecería. Ha sido muy doloroso enfrentar la calumnia y la difamación, pero desde el primer momento que tuve conocimiento sobre esas alegaciones en mi contra perdoné a los autores de las mismas, y le pido al Señor que les de paz espiritual”, expresó Monseñor Fernández Torres en declaraciones escritas.

La determinación oficial, emitida por la Congregación para la Doctrina de la Fe, organismo competente de la Santa Sede, fue transmitida por medio de la Delegación Apostólica en Puerto Rico, a solicitud expresa del referido organismo Vaticano.

La determinación oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe exonerando al Obispo, transmitida hoy por el Delegado Apostólico, lee: “Habiendo realizado una evaluación minuciosa y atenta tanto de la acusación como del conjunto que conforman la prueba testifical y documental, en sesión del 4 de abril de 2014 [la Congregación para la Doctrina de la Fe] ha determinado con certeza moral suficiente que la acusación contra el Obispo de Arecibo no se sostiene. Por ello, el caso ha sido cerrado a todos los efectos jurídicos-canónicos”.

“Agradezco a todas las personas, especialmente a los feligreses de la diócesis de Arecibo, su confianza y oraciones. Y animo a todos a que, próximos a iniciar la Semana Santa, recordemos una vez más que después del sufrimiento de la cruz viene la alegría de la Resurrección. Asumamos todo lo acontecido en espíritu de reconciliación y sigamos anunciando el Evangelio con valentía y alegría”, concluyó Monseñor Fernández Torres.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.