Pierluisi pide al Gobierno federal que rinda cuentas sobre los servicios de salud a veteranos en Puerto Rico

Reservists honor fallen servicemembersSAN JUAN – El comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, envió una carta el miércoles, al secretario del Departamento de Asuntos de Veteranos federal, Eric K. Shinseki, en la que le solicitó que le informe sobre cuán apropiados son los recursos y personal destinados a los servicios de salud mental en el Centro Médico de la Administración de Veteranos en San Juan, así como en las clínicas de veteranos en Arecibo, Ceiba, Comerío, Guayama, Mayagüez, Ponce, Utuado y Vieques.

“Aunque no tengo motivos para concluir que la tasa de PSTD entre los veteranos puertorriqueños sea distinta a la mostrada en veteranos de otros estados o territorios, la cifra es preocupante. Mi inquietud aumenta dado el hecho de que en años recientes, han ocurrido múltiples suicidios de veteranos puertorriqueños de mayor edad en las instalaciones del Hospital de Veteranos; el más reciente en febrero de este año”, indicó Pierluisi en un comunicado de prensa en el que añadió que añade que “en vista de lo expuesto, he estado evaluando cuidadosamente el nivel de recursos que la Administración de Veteranos está dedicando a los servicios de salud en Puerto Rico”.

En la carta, en la que también invitó al funcionario federal a visitar las instalaciones y facilidades en Puerto Rico, Pierluisi le compartió su preocupación sobre un informe reciente de la Administración de Veteranos, en el que se concluye que entre el 2001 y el 2013, se diagnosticaron 2,595 casos de Trastorno de Estrés Postraumático (“Post-Traumatic Stress Disorder” o PSTD) en veteranos que sirvieron en Irak y Afganistán.

El comisionado residente informó que en Puerto Rico, los veteranos realizan unas 19,000 visitas anuales a las instalaciones de salud mental de la Administración de Veteranos, y que en los últimos dos años, el número de psiquiatras asignado ha aumentado de 49 a 53; el de psicólogos de 36 a 43; el de trabajadores sociales de 39 a 64; y el de terapeutas de adicción a sustancias ha permanecido estable o a aumentado modestamente. En total, el número de profesionales de la salud mental en las instalaciones de la Administración de Veteranos en Puerto Rico ha aumentado de 132 a 168, un aumento de casi 30 por ciento.

“No obstante, y aunque apoyo sólidamente el aumento en recursos asignados, deseo asegurarme de que la Administración de Veteranos tiene los suficientes recursos destacados para atender eficiente y efectivamente el número de casos de salud mental en Puerto Rico”, dijo Pierluisi.

En la carta, el comisionado residente exigió respuestas a un sinnúmero de cuestionamientos respecto a los servicios de salud mental a veteranos en Puerto Rico. Entre éstos, Pierluisi solicitó que se le informe cómo compara el número de profesionales de la salud mental en las facilidades de la Administración de Veteranos en Puerto Rico con las de los estados que presentan un número similar de casos. Además, si la Administración de Veteranos contempla seguir aumentando el número de psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales y terapeutas de adicción a sustancias en Puerto Rico, de ser así exigió saber por cuánto y para cuándo y si no, porqué.

Igualmente, Pierluisi solicitó saber si la Administración de Veteranos entiende que el nivel de personal en la clínica de Arecibo es suficiente, cuando en ésta se recibieron 1,100 visitas en el 2013, pero no cuenta con terapeutas de adicción a sustancias y sólo hay asignados un trabajador social, un psicólogo y dos psiquiatras a tiempo completo.

Igual requerimiento hizo respecto a las clínicas de Mayagüez y Ponce, en las que se recibieron 3,000 visitas durante el 2013, pero tienen menos de 15 profesionales de la salud mental asignados. Además, Pierluisi le cuestionó si el número de profesionales asignados aumentará una vez se inauguren las nuevas facilidades en ambos municipios.

“Este mes el Inspector General de la Administración de Servicios publicó un informe en el que se identificaron múltiples deficiencias en el Centro Médico de la Administración de Veteranos, incluyendo en la unidad de salud mental. ¿Qué se está haciendo para asegurar que las recomendaciones del Inspector General se implanten lo más rápido posible?”, cuestionó Pierluisi.

En la carta, el comisionado residente también planteó las deficiencias respecto al procesamiento de las compensaciones por incapacidad por condiciones de salud mental, así como en las apelaciones a las determinaciones de las referidas compensaciones. En ambos casos, exigió conocer las acciones que se han tomado para mejorar y asegurar el servicio.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.