Nuevas reglas de ACCA en servicio de ambulancias aéreas podría poner en peligro vidas de pacientes

img1029088956EL CAPITOLIO  – El portavoz del PNP en la Comisión de Salud del Senado, Ángel “Chayanne” Martínez denunció el lunes, que el nuevo reglamento establecido por la Administración de Compensaciones por Accidentes de Automóviles (ACCA) para el servicio de ambulancia aérea y que entra en vigor el próximo 8 de mayo atenta contra la pronta atención y transportación de pacientes que tienen que ser atendidos en una facilidad especializada de acuerdo con su condición médica.

“La vida de nuestros pacientes son una prioridad y es nuestro deber denunciar cualquier situación que podría atentar contra su pronta atención, especialmente, cuando se trata de los servicios de ambulancias aéreas donde cada minuto cuenta y no se pueden colocar trabas al momento de escoger entre ahorrar dinero o salvar una vida”, expresó el senador Martínez Santiago en un comunicado de prensa.

El senador, Martínez Santiago radicó la Resolución del Senado 780 para ordenar a las Comisiones de Salud y Nutrición, y de Gobierno, Eficiencia Gubernamental e Innovación Económica del Senado de Puerto Rico, que investiguen la implantación de una nueva política y procedimientos para el uso y pago de una ambulancia aérea, que intenta poner en vigor la Administración de Compensaciones por Accidentes de Automóviles para el próximo mes de mayo, estudiar el uso que se le está dando a este servicio, cómo están operando las compañías que prestan el servicio y la capacidad que tienen para atender emergencias en el archipiélago de Puerto Rico; para establecer la vigencia de la resolución; y para otros fines relacionados.

La Administración de Compensaciones por Accidentes de Automóviles fue creada por la Ley Número 138 del 26 de junio de 1968,  “Ley de Protección Social por Accidentes de Automóviles”.  El propósito de esta Agencia es reducir los trágicos efectos sociales y económicos producidos por los accidentes de tránsito sobre la familia y demás dependientes de las víctimas.   La A.C.A.A. proporciona servicios médico-hospitalarios, servicios quiroprácticos, compensación por pérdida de ingreso que libra a las víctimas de accidentes de quedar en total desamparo y desvalimiento económico, así como compensaciones a los dependientes de víctimas fallecidas en accidentes independientemente de si el conductor enmarca en algunas de las exclusiones de la Ley 138.

“Nos ha llegado información de que en aras de reducir los pagos que se hacen por los servicios de ambulancias aéreas y alegadamente por la crisis fiscal que enfrenta el Gobierno de Puerto Rico, se pondrá en vigor una nueva política y procedimientos para el pago por el uso de las ambulancias aéreas. Específicamente, se nos ha indicado que a partir del 8 de mayo de 2014, la Administración de Compensaciones por Accidentes de Automóviles (ACAA) reducirá sustancialmente los pagos a las empresas que ofrecen estos servicios; incluso al punto en que sea imposible para realizar una operación costo-eficiente de estos servicios.”, indicó el también  expresidente de la Comisión de Salud del Senado.

“Si este nuevo reglamento entra en vigor podría llegar a significar que algunas de estas compañías se vieran forzadas a cerrar sus operaciones, estableciendo una ventaja desleal para otras empresas, pero más importante aún, poniendo en riesgo la vida de cualquier persona que sufre un accidente de tránsito, o se encuentra en una situación de salud tan delicada que requiere de transportación aérea hacia un centro de cuidado de salud. Según se nos ha informado, este nuevo protocolo podría tener el nefasto efecto de colocar la responsabilidad de decidir quien recibe o no recibe este servicio en manos de una sola persona, para todo Puerto Rico, lo cual podría tener efectos devastadores en el manejo de los casos; especialmente si ocurriera una catástrofe que requiriera que cientos, tal vez miles de personas, requirieran este tipo de servicio de transportación aérea”, puntualizó Martínez.

“El próximo 8 de mayo, la ACAA va a cambiar los criterios médicos para el transporte en ambulancia aérea: estableciendo 7 consideraciones adicionales para determinar si la víctima necesita o no ambulancia aérea.

Éstos son:

1- Trauma romo o penetrante

2- Ciertas consideraciones ortopédicas (fracturas)

3- ‘Evidencia de Gran Impacto’- caídas de más de 15 pies, accidente con peatón, o extracción de cualquier vehículo que tome más de 20 minutos

4- Consideraciones de quemaduras por accidente de vehículo de motor- quemaduras de 2do y 3er grado con más de 20 por ciento de la superficie corporal

5- Consideraciones neurológicas- fractura de cráneo (entre otras)

6- Consideraciones torácicas- “trauma significativo a pecho con múltiples costillas rotas”

7- Consideraciones abdominales- fractura pélvica severa; dolor abdominal severo posterior a un trauma romo.

El Protocolo a establecerse especifica que “si hay alguna duda de si la víctima de accidente de automóvil reúne los criterios o no, para estar en una Unidad Estabilizadora y para beneficio de la víctima se admite, estará sujeta a una auditoría médica de la ACAA,  se adjudicará la tarifa correspondiente, conforme a las evaluaciones médicas del traslado”.  Además, en este nuevo protocolo la decisión si se usa o no el servicio, si se paga o no por el servicio, recaerá en el Cuerpo de Emergencias Médicas. Por lo que la decisión de si se transporta o no en ambulancia aérea a una víctima de un accidente, queda fuera de las manos de los médicos de las instituciones hospitalarias receptoras y se delega en la persona que esté a cargo en el Cuerpo de Emergencias Médicas y esto es bien peligroso para el paciente que necesita de ayuda médica de inmediato”, añadió el senador.

” En adición, la forma en que se tomará esa decisión no aparece en el protocolo, pero se indica que es el cuerpo de emergencias médicas el que “tiene la responsabilidad de garantizar a los ciudadanos en general un servicio de óptima calidad cuando de forma no prevista la condición de estos necesite un cuidado pre hospitalario y transporte a una facilidad médico hospitalario adecuado o primeros auxilios para preservar su saludo o disminuir un daño o incapacidad permanente que pueda surgir como consecuencia de un accidente. El problema principal del protocolo es que pone la decisión sobre la vida de las personas en una sola agencia, obviando la capacidad profesional de los médicos en escena, en instalaciones de salud y en Centro Médico, de tomar esas decisiones”, expresó Martínez Santiago.

“Por último, estamos emplazando a la Secretaria del Departamento de Salud, Ana Rius para que tome cartas en este asunto y ejerza su deber ministerial para velar por los mejores intereses de los pacientes que sufren accidentes en las carreteras de Puerto Rico y sus vidas dependen, en su mayoría de cuán pronta atención médica reciban al ocurrir los mismos”, concluyó el portavoz del PNP en la Comisión del Senado.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.