Movimiento Amplio de Mujeres repudia eliminación Procuraduría Mujer

Logo MAMPRSAN JUAN – El Movimiento Amplio de Mujeres se mostró muy preocupado el miércoles ante la decisión del ejecutivo de eliminar la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) como parte de las medidas para balancear el presupuesto y atender la crisis fiscal que atraviesa el País.

“Hoy es un día lamentable para las mujeres en Puerto Rico. Se ha borrado el resultado de las luchas que por décadas las mujeres hemos dado para que el país cuente con un mecanismo institucional que fiscalice el cumplimiento, con la garantía constitucional que prohíbe el discriminen por razón de sexo. Dicho en términos de derechos humanos, un mecanismo que garantice la existencia de la equidad de género y vele por el cumplimiento y promoción de la política pública del Estado en cuanto a esto”, indicó Josefina Pantoja Oquendo en un comunicado.

Indicó que desde el punto de vista económico el ahorro que puede conllevar la eliminación de la OPM es mínimo, toda vez que su presupuesto es muy reducido y la mayoría de éste proviene de fondos del gobierno federal. Sin embargo, dijo esto no parece haber sido impedimento para olvidar promesas programáticas relacionadas con el bienestar de las mujeres, que se han hecho sal y agua.

Asimismo, Pantoja Oquendo advirtió que es probable que ante la eliminación de la OPM se afecten fondos federales que nutren las asignaciones que reciben las ONGs que ofrecen servicios a las mujeres que enfrentan violencia y discrimen.

Las activistas aseguraron estarán atentas a lo que sucederá con la OPM. “La propuesta del Gobierno, tan vacía de información, nos pone en pie de lucha y alertas ante los proyectos de legislación que deberán ser aprobados para que pueda ser implantada. No descartamos ninguna acción destinada a promover un mecanismo institucional que abogue por las mujeres desde una perspectiva fiscalizadora”, dijo la portavoz de la agrupación.

Entretanto, Mariana Iriarte Mastronardo indicó que el Movimiento Amplio de Mujeres reconoce que existen problemas estructurales que hacen necesaria la reestructuración de la Oficina. Destacó que esa reestructuración no puede lograrse ni servirá a su fin si no se toman en cuenta las voces de las organizaciones de mujeres.

“La actuación del gobernador se llevó a cabo sin consultar con las mujeres ni las organizaciones que las agrupan. Tampoco parece haberse consultado con sectores expertos en el tema. La tijera fue dirigida por técnicos de la Oficina de Gerencia y Presupuesto. Esto deja claro dónde están las prioridades de la Administración de García Padilla. Sin duda, las mujeres, que componemos más de la mitad de la población y la fuerza electoral, no somos importantes para este gobierno, tampoco la grave situación de violencia y vejaciones que enfrentan las mismas”, sostuvo la también abogada.

El MAMPR también sostiene que uno de los problemas de fondo de la Oficina de la Procuradora de la Mujer es de índole estructural y que otro problema es la falta de un mecanismo en el que las ejecutorias de la procuradora incumbente sean evaluadas y esta reciba retroalimentación para alinear sus iniciativas con las funciones definidas para la OPM. Por último, dijeron es inconcebible que en una agencia fiscalizadora, la procuradora incumbente incumpla con las funciones establecidas por su ley habilitadora.

De igual manera, las feministas recalcaron su descontento con las ejecutorias de las últimas procuradoras y enfatizaron la necesidad de alejar la entidad de los intríngulis de la política partidista.

En esa misma línea, Iriarte Mastronardo sostuvo que el rol fiscalizador y el espíritu de la Oficina no se rescatarán reduciéndola a un programa adscrito al Departamento de la Familia.

Por su parte, Nirvana González Rosa dijo la creación de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres fue producto del activismo de las organizaciones de mujeres.

“La idea de crear la Oficina de la Procuradora de las mujeres y su ley orgánica, alejada del partidismo político y los vaivenes electorales, provino del análisis sobre dónde nos encontrábamos en cuanto a la Cuarta Conferencia de la Mujer celebrada por la ONU en Beijing en 1995. Por esto impulsamos una entidad con mayor autonomía y poderes para fiscalizar a las entidades públicas y privadas, nunca pretendimos contar con otra agencia para ofrecer servicios. Ese espacio lo ocupan diversas organizaciones de mujeres, que prestan servicio directo de prevención y atención”, puntualizó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.