Llevarán mensaje en contra de la pena de muerte por toda la isla

LogoOficialComisionMAUNABO – Pegatinas, afiches, botones, una guía donde se discute la pena de muerte desde diversas perspectivas y un documental que recrea lo que sufrió Juan Meléndez, un puertorriqueño que vivió en la cárcel por más de 17 años sentenciado a la pena de muerte, componen el paquete educativo que lanzó la Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico (CDC) y que tiene como objetivo llevar un mensaje en contra de la pena de muerte por toda la Isla.

Según adelantó el director de la CDC, Ever Padilla Ruiz, de todo el material que provee el paquete educativo, el documental ‘Juan Meléndez 6446’, podría considerarse lo más impactante porque visualmente recrea la historia de un inmigrante puertorriqueño, quien fue acusado, sentenciado y condenado al corredor de la muerte por un asesinato en el Estado de la Florida que no cometió.

Indicó que Meléndez se salvó milagrosamente de la muerte, sin embargo, su experiencia pone en evidencia las debilidades del sistema de justicia de los Estados Unidos.

Detalló que la cinta fílmica, comisionada por la CDC, producida por el cineasta puertorriqueño, Luis Rosario Albert y que en su título hace referencia a los 6,446 días que Meléndez vivió en prisión, muestra al hombre en tres diferentes espacios: su niñez en Maunabo, su experiencia en la cárcel y su nueva vida luego de ser exonerado.

“La pena de muerte es un hecho violento, de venganza, que en nada abona al proceso de sanación de la sociedad y mucho menos al principio de rehabilitación, pero lo más importante es que nuestra carta de derecho la prohíbe expresamente”, señaló Padilla Ruiz, al explicar que aunque el mensaje en contra de la pena de muerte se llevará a todos los municipios, se comenzó con Maunabo porque fue el pueblo donde Meléndez se crio.

Por otro lado, el funcionario explicó que la plataforma educativa se ofrece gratuitamente a quien la solicite. Está disponible para escuelas, iglesias, organizaciones cívicas, sin fines de lucro, grupos comunitarios, agencias de gobierno y público en general.

“Queremos que todo Puerto Rico tenga acceso al material para que pueda difundir el mensaje. Tenemos suficientes paquetes para distribuir. El único requisito es el compromiso de quien lo solicita de utilizar el mismo para seguir promoviendo el rechazo a la pena de muerte. Por otro lado, debe documentarnos el número de personas que impactó al momento de ofrecer el material para poder cuantificar el alcance del mismo”, apuntó Padilla Ruiz al reconocer que en la Isla el tema de la pena de muerte todavía genera mucha controversia y discusión.

Asimismo, señaló que los estudios demuestran que la pena de muerte no representa un disuasivo para los que atentan contra otras personas y que en las jurisdicciones donde la pena de muerte es permitida como un castigo no existe evidencia de que los crímenes hayan disminuido.

“Nuestro objetivo es concientizar a todos los ciudadanos sobre la importancia de retomar la discusión de los valores para que puedan mirar la vida con respeto. Hay que ponerle un alto a los prejuicios para poder romper las cadenas que criminalizan a los grupos minoritarios por ser negros o de bajos niveles de pobreza”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.