Gobernador rechaza patrón de encumbrimiento en casos que involucran a funcionarios en su Administración

images591PONCE – El gobernador Alejandro García Padilla negó el martes algún patrón de encubrimiento por parte de La Fortaleza, en los incidentes que protagonizaron el exsecretario de Justicia, Luis Sánchez Betances; la exasesora Ataveyra Medina y el policía José Meléndez Meléndez, adscrito al Palacio de Santa Catalina y al cual se le imputa ser el autor de un video íntimo grabado en su lugar de trabajo.

“¿[En] alguno de esos casos ha pasado algo que se ha tratado de encubrir el hecho?, la respuesta es que no”, dijo el gobernador durante una conferencia de prensa en el municipio de Ponce.

En el caso del exsecretario de Justicia, el incidente, en el cual Sánchez Betances ayudó a “su amigo del alma”, Jaime Sifre Rodríguez, detenido por conducir mientras hablaba por celular y bajo los efectos del alcohol, ocurrió el viernes 6 de diciembre. La prensa solicitó el informe policiaco y no fue hasta tarde en la mañana del lunes 9 de diciembre que el mismo se hizo disponible. Dos días después (cinco a partir de la fecha del incidente), y luego de que el gobernador calificara como “una imprudencia del secretario” el suceso, Sánchez Betances presentó su renuncia.

Sobre la exasesora Ataveyra Medina, el manejo del caso tardó seis meses, desde el día en que ocurrieron los hechos hasta el momento en que presentó su renuncia (desde el 9 de agosto de 2013 hasta el 28 de febrero de 2014). Medina tuvo un accidente de tránsito en el área de Puerta de Tierra, por el cual se le encontró causa para arresto por conducir de manera negligente.

Finalmente, en lo que tiene que ver con el agente José Meléndez Meléndez, transcurrieron 11 días desde que se hizo público el tema hasta el momento en que se confirmó que el oficial estaba adscrito a  La Fortaleza y que el video fue grabado en una oficina del Palacio Rojo.

“No se puede vincular lo que pasó con ese policía y esa policía con La Fortaleza”, mencionó el primer ejecutivo, quien aseguró que tan pronto se supo de la identidad del agente se tomaron las medidas necesarias.

“Lo que no voy a ser parte es de un juicio oscurantista sobre la moral de dos adultos que consintieron a algo y que ahora se pretenden mancillar públicamente”, añadió.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.