Esperanza para niños con autismo en programas innovadores del Instituto FILIUS

autismo1SAN JUAN – La esperanza en nuevos tratamientos para niños con autismo, incluyendo el dramático testimonio de sus padres, fue el eje central de la Clausura del Mes del Autismo que celebró el martes, el Instituto FILIUS, entidad que realiza investigaciones sobre esta condición y brinda servicios a cientos de pacientes en Puerto Rico.

“En nuestra clausura del Mes del Autismo en FILIUS reafirmamos nuestros compromiso hacia la divulgación de la ciencia sobre este desorden tan frecuente en nuestro país. Hoy discutimos sobre nuevos hallazgos del autismo, como identificar y diagnosticar oportunamente a estos individuos, y cómo ayudarles, mediante métodos válidos con la participación activa de los familiares”, expresó el doctor Nicolás Linares, director del Instituto FILIUS, durante la presentación del evento, realizado en la terraza de la Administración de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en el Jardín Botánico Sur.

El doctor Uroyoán Walker Ramos, presidente de la UPR. a la que está adscrito FILIUS, se dirigió a los participantes del evento, quienes escucharon a expertos disertar sobre varios temas relativos al autismo. Walker Ramos brindó su apoyo al Instituto FILIUS, por estar a la vanguardia de las investigaciones para enfrentar esta condición que afecta todo el cuadro familiares de los pacientes que lo tienen.

Entre los participantes se encontraban familiares de niños con autismo, como la de niños que han participado en las innovadoras y exitosas terapias de surfing que desarrolló FILIUS. Una de las madres de esta terapia, Rosana Cadenas, ofreció el dramático testimonio de su hijo Manuel Antonio, de ocho años, que ha dado un notable cambio en su condición del Síndrome de Asperger. “Manuel ha superado muchas barreras, se deja abrazar, besa y está centrado, habla menos solo gracias a la terapia”, comentó emocionada Cadenas, quien instó a los padres a no descansar en la lucha por sus hijos. “Yo he dejado el cuero por Manuel, pero yo decidí ser autista por elección”, explicó Cadena, aludiendo a que se coloca en el lugar de su hijo para “hablar su idioma”, para poder sentir y comprender lo que siente él y así poder ayudarle.

Otros de los padres presentes fueron José Luis Hernández y Jessica Rivera, quienes estaban acompañados de su sonriente hijo Leonardo Yared, de tres años. Estos indicaron que aunque el niño solo lleva desde febrero en el Instituto FILIUS ha dado un cambio notable, se expresa con corrección, socializa y aprende a un ritmo adecuado. Esperan que continúe mejorando en su condición y que el Instituto pueda seguir ayudando a niños como Leonardo Yared, dijeron.

“Hoy discutimos sobre nuevos hallazgos del autismo, cómo identificar y diagnosticar oportunamente a estos individuos y como ayudarles mediante métodos válidos con la participación activa de familiares”, indicó Linares. Además de estos temas las charlas abarcaron áreas como la naturaleza del autismo, la ley BIDA (Bienestar de Individuos con Desórdenes de Autismo) que busca establecer un protocolo uniforme de autismo en Puerto Rico e innovaciones necesarias en el servicio a estos pacientes. Las charlas estuvieron a cargo del doctor Linares, de la profesora Yadiris Cruz, de la doctora Liliana Arbelo y de la profesora Maricarmen Rivera, quien destacó el proyecto de huertos caseros para niños con autismo.

La secretaria de Educación Especial, Doris Zapata, planteó que la estadística de que uno de cada 62 estudiantes padece alguna condición de autismo es muy preocupante. Indicó que desde el Departamento de Educación se considera una mano aliada de FILIUS y que es necesario cambiar la forma en que se sirve a esta población para garantizar que se brinde unos servicios integrales, no separados, desde la etapa preescolar hasta los grados más avanzados.

También se discutió en el evento la importancia de la aprobación en la Legislatura del Proyecto de la Cámara 1035. Este proyecto, radicado por la representante Lydia Méndez Silva, busca atajar un problema que cada año encara FILIUS en el que por falta de un presupuesto recurrente por un periodo de meses se afecta su vital ayuda a cerca de 1,000 pacientes en la Isla.

El Proyecto de la Cámara 1035 contempla darle estabilidad al Instituto FILIUS al darle una asignación recurrente de 2 millones de dólares. Esta es la misma cantidad que recibe FILIUS del gobierno desde el año 2000 pero tarda meses en llegar al Instituto por tener que justificar cada año la petición de esos fondos. El presupuesto actual de FILIUS para sus investigaciones científicas y sus servicios es de 4.5 millones de dólares.

“Esto no es uno de esos institutos que hacen una investigación, la publican y ya. Nosotros nos encargamos de que los hallazgos se apliquen en la política pública del país”, comentó Linares. Uno de los próximos estudios a publicar es el relacionado con una terapia intensiva de surfing para pacientes con autismo, que auspiciaron con resultados tan excelente que algunos niños autistas que nunca había expresado ni una palabra terminaron hablando para alegría de sus padres. Ese programa, al divulgarse en una revista científica próximamente, podría utilizarse en otros lugares fuera de la Isla, añadiendo prestigio al Instituto.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.