Empresas no verían mayores cambios con la estadidad, según Pierluisi

080213-pierluisi-155x1551SAN JUAN – El comisionado residente de Puerto Rico en Washington, Pedro Pierluisi, reiteró nuevamente ante los miembros de la Cámara de Comercio de Puerto Rico que la anexión de la isla como el estado 51 de Estados Unidos “mejoraría las condiciones económicas y la calidad de vida en Puerto Rico”, pero reconoció que para los empresarios equivaldría a quedarse “más o menos en lo mismo”.

Pierluisi enmarcó sus señalamientos en el reciente informe de la Oficina de Contraloría General de Estados Unidos (GAO, por sus siglas en inglés).

“En términos generales, el informe del GAO confirma el planteamiento de que la estadidad mejorará las condiciones económicas y la calidad de vida en Puerto Rico… Basándonos en el análisis del GAO sobre el Medicaid, Medicare, Seguro Social Suplementario, asistencia nutricional y fondos de carreteras, se puede calcular que la estadidad conllevaría una inyección de fondos a la economía de Puerto Rico de por lo menos $9 mil a $10 mil millones cada año”, señaló Pierluisi.

Pierluisi señaló que las corporaciones locales que operan en Puerto Rico podrían beneficiarse de una posible baja en los impuestos locales una vez la isla se convirtiera en estado.

“Bajo el estatus actual la mayoría de las corporaciones locales tienen una carga contributiva altísima. Por lo tanto, de seguro, una vez Puerto Rico se convierta en estado y las tasas contributivas se ajusten a niveles más bajos, la mayoría de las corporaciones puertorriqueñas –igual que los individuos – pagarán más o menos lo mismo que pagan ahora en contribuciones totales”, dijo Pierluisi.

Por otro lado, aunque el comisionado señaló que al momento de convertirse en estados Alaska y Hawái experimentaron un aumento en la inversión corporativa, reconoció que, bajo la estadidad, las inversiones domésticas (de Estados Unidos) y extranjeras en Puerto Rico no están necesariamente garantizadas.

“No se puede dar por sentado que bajo la estadidad las CFCs (“Controlled Foreign Corporations) se irían de Puerto Rico. Líderes de la industria también miran la salud de la economía local; la facilidad de obtener permisos; la disponibilidad de trabajadores diestros y educados; el costo de la electricidad; la seguridad del sistema legal y judicial; la calidad de la infraestructura, como puertos, aeropuertos y carreteras; la seguridad pública; la corrupción gubernamental; y la disponibilidad de financiamiento”, dijo Pierluisi, refiriéndose a condiciones de inversiones severamente criticadas en el pasado por él y su propio Partido Nuevo Progresista (PNP) y sobre las que señaló que “claramente tienen que mejorar”.

Pierluisi recalcó que debe rechazarse “la falsa noción” de que solo a través de la exención contributiva se puede competir por la inversión extranjera. No obstante, recalcó inmediatamente después que “si Puerto Rico se convierte en un estado, aun podremos ofrecer incentivos contributivos favorables y beneficios de otra índole a compañías que inviertan en Puerto Rico”.

Enfatizó además, que el alcance del informe del GAO “es limitado”, y que el mismo “examina la estadidad bajo una lupa puramente de contabilidad y lo hace desde la perspectiva del gobierno federal, y no desde la perspectiva del gobierno de Puerto Rico o de su gente”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.