Denuncian Pruebas Puertorriqueñas benefician a compañías privadas

pruebas_puertorriquenas_jorge_ramirezSAN JUAN – Ante el inicio de la administración de las Pruebas Puertorriqueñas, el presidente de la Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación (UNETE), Emilio Nieves, emplazó al secretario de Educación para que desista de continuar con unas pruebas que benefician a diversas compañías privadas.

“Por más de 10 años se han administrado una pruebas cuyo resultado ha sido generar una cultura de fracaso y enriquecer a diversas compañías que mediante el servicio de tutorías y talleres de desarrollo profesional han recibido millones de fondos federales”, dijo Nieves en declaraciones escritas.

Según el líder magisterial, “hace un año que el Centro de Periodismo Investigativo presentó una lista de compañías que en 10 años han recibido más de 700 millones de dólares para supuestamente sacar a las escuelas del llamado Plan de Mejoramiento. La verdad es que lo único que ha mejorado son los bolsillos de los que dirigen estas compañías privadas”.

Nieves indicó que entre las compañías mencionadas están America Aponte con 47 millones de dólares, Amar Educational Service con 123 millones de dólares, Pearson pem PR con 115 millones de dólares, Nets con 147 millones de dólares, Cosey con 29 millones de dólares, Brainstrong con 47 millones de dólares, GF Solutions 25 millones de dólares, entre otras.

El líder de UNETE añadió que “durante este año escolar, más de 50 escuelas, que durante nueve años o más no han aprobado las Pruebas Puertorriqueñas, están clasificadas como escuelas en transformación. Por cada escuela se le ha asignado a la compañía privada entre uno y dos millones de dólares”.

Cuestionó dónde están los informes sobre el dinero utilizado y la fiscalización del Departamento de Educación con las compañías contratadas sin evidenciar el logro de sacar a las escuelas del Plan de Mejoramiento.

“La posición de UNETE es que una buena prueba estandarizada puede ser una herramienta para evaluar dónde se encuentra cada estudiante en su proceso académico. Sin embargo, las Pruebas Puertorriqueñas no pueden ser el único indicador del aprovechamiento académico de los estudiantes, ni para juzgar como deficiente la labor de las maestras y maestros. Aceptar esto es plantear que las notas A, B y C que obtienen el 70 por ciento de nuestros estudiantes es una mentira”, concluyó Nieves al insistir que las pruebas no son confiables y que el interés es asignar los fondos a las compañías privadas que facilitan la privatización de la escuela pública.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.