Cientos de voluntarios celebran el Día de Monitoreo de Calidad de Agua

ESTUARIO DE LA BAHIA DE SAN JUANSAN JUAN  – Cientos de voluntarios participaron el sábado, del Día de Monitoreo de Calidad de Agua de Puerto Rico, visitando sobre 150 puntos de medición alrededor de la Isla, para medir la calidad del agua de playas, lagos, ríos y quebradas.

“Conservar las aguas del Estuario de la Bahía de San Juan es crucial para todo Puerto Rico”, dijo Javier Laureano, director ejecutivo del PEBSJ en un comunicado de prensa. “Como coordinadores nacionales del Día de Monitoreo de Calidad de Agua de Puerto Rico, recibimos el apoyo de cientos de voluntarios que se convierten en ciudadanos científicos y nos ayudan a llevar el mensaje de conservar las aguas de nuestra Isla”, añadió.

El objetivo de la actividad educativa, coordinada por el Programa del Estuario de la Bahía de San Juan (PEBSJ), es volver a conectar a los ciudadanos con sus cuerpos de agua. El ciudadano tiene la oportunidad de hacer ciencia de una manera sencilla, produciendo una información que le ayuda a crear conciencia sobre la necesidad de conservar las aguas del País.

Tres embarcaciones de la Unidad Marítima de Piñones del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) llevaron a voluntarios, el director ejecutivo del PEBSJ, Javier Laureano, y la presidenta de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), Laura Vélez, entre otros, hasta el centro de la Bahía de San Juan para llevar a cabo un monitoreo especial.

El PEBSJ, con el auspicio de la JCA y otras organizaciones públicas, privadas y sin fines de lucro, resaltaron con este monitoreo la importancia de conservar las aguas de Puerto Rico y, en este caso, la Bahía de San Juan. Además de su alto valor ecológico, por ésta entra más del 85% de los alimentos que consumen los puertorriqueños y ocurre gran parte del intercambio comercial de Puerto Rico.

Desde su inicios hace 5 años, el Día de Monitoreo de Calidad de Agua de Puerto Rico es una actividad medular del PEBSJ, una organización no gubernamental y sin fines de lucro. Este evento forma parte de un compromiso de meses, o en algunos casos varios años, de voluntarios que identificaron el cuerpo de agua, participaron de un taller de preparación, buscaron sus equipos y movilizaron sus grupos. Son muchas horas invertidas por estos ciudadanos científicos.

“El proceso previo a este día llevó a los voluntarios a conocer los cuerpos de agua que hoy están monitoreando. Esa experiencia crea una conexión especial del voluntario con su lugar de monitoreo”, dijo Gladys Rivera, coordinadora del evento. “Las experiencias que nos comparten los voluntarios, nos motiva a continuar cada año esforzándonos por llegar a más personas. Es maravilloso ver cómo un ama de casa, un contable, un abogado, cualquier persona, puede por unas horas ser un ciudadano científico y transmitir ese conocimiento a otros.”

El monitoreo es muy sencillo, y lo puede llevar a cabo cualquier ciudadano que reciba una instrucción básica. Estas pruebas son colorimétricas: al mezclarse con la muestra de agua, generan un color que indica la concentración de parámetros como pH, oxígeno disuelto y turbidez, entre otros. Las pruebas de amonia, nitrato y nitrito se hacen a través de unas tirillas que igualmente cambian de color.

El PEBSJ estará evaluando los resultados recopilados por los voluntarios, y consolidará la información con una gran base de datos del World Water Monitoring Challenge, que moviliza a cientos de miles de voluntarios alrededor del mundo.

La iniciativa se debe en parte al apoyo de Puerto Rico Water & Environment Association, la Reserva Nacional de Investigación Estuarina de la Bahía de Jobos, la Reserva Nacional de Humacao, la compañía Tetra Tech, la Agencia de Protección Ambiental (EPA), el DRNA y ciudadanos particulares que apoyan el reclutamiento de grupos. El Día de Monitoreo de Calidad de Agua también cuenta con el auspicio de Tomás Cuerda y Hach Inc.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.