Mensaje de prevención ante aumento en incidencia condiciones de tiroides

thyroidSAN JUAN – La incidencia de cáncer de tiroides en Puerto Rico se duplicó en los últimos años, convirtiendo a este tipo de cáncer en el de más rápido crecimiento en la Isla en las pasadas dos décadas. La población más afectada son las mujeres, aunque la tasa de mortalidad permanece baja, de acuerdo a un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

Así lo informó la presidenta del Colegio de Tecnólogos Médicos de Puerto Rico (CTMPR), Carmen Quiñones, quien extendió en mensaje de prevención en el Mes de Concienciación de Enfermedades de las Tiroides.

“Las características clínicas que nos hacen sospechar la posibilidad de malignidad son: dificultad para tragar, ronquera o la presencia de nódulos linfáticos en el cuello. Si hay antecedentes familiares de cáncer de tiroides, la sospecha de padecer alguna condición aumenta”, dijo Quiñones en un comunicado.

Indicó que las condiciones más comunes de la tiroides son el hipotiroidismo y el hipertiroidismo. Los síntomas del hipotiroidismo son: bradicardia, cansancio, aumento de peso, colesterol alto, estreñimiento, caída del cabello, piel seca, menstruaciones irregulares, infertilidad, dolores articulares y musculares.

Por otro lado, explicó que lo contrario sucede en el hipertiroidismo, donde hay una aceleración de todos los procesos metabólicos por una alta concentración de hormona tiroidea en los tejidos. Esto va a producir síntomas como taquicardia, hiperactividad, temblor de las manos, ansiedad, irritabilidad, insomnio, pérdida de peso, debilidad muscular, sudor excesivo, menstruaciones irregulares con escaso flujo, infertilidad, enrojecimiento de los ojos y visión borrosa o doble.

Entretanto, Quiñones sostuvo que muchos de estos síntomas pueden confundirse con otras enfermedades y es necesario acudir al médico primario para que le ordene una prueba estandarizada para diagnosticar condiciones de tiroides.

“Si usted tiene antecedentes familiares de problemas con la tiroides, es importante que consulte con un médico. La mayoría de los casos pueden prevenirse o tratarse a tiempo mediante la extirpación de esta glándula. Una vez se detecte la enfermedad en una familia, se pueden realizar las pruebas al resto de los miembros de la familia”, señaló.

Asimismo, explicó que existen varias pruebas de sangre que pueden detectar alguna condición en la tiroides. Entre las más comunes de destacan el TSH (Thyroid-Stimulating Hormone), T3 (triyodotironina) y el T4 (tetrayodotironina), las cuales estudian la hormona estimuladora de la tiroides. En caso de que se reporte alguna irregularidad en alguna de estas pruebas, entonces se recomienda realizar una prueba más especializada para detectar anticuerpos.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.