Lecheros exigen se cumpla con su convenio

40175_418980944662_7372794_nSAN JUAN – Los unionados de la Central General de Trabajadores (CGT) que trabajan en Suiza Dairy llevaron a cabo una manifestación contra los intentos de dicha empresa, propiedad de la multinacional peruana Grupo La Gloria, de no reconocer y dejar sin efecto el convenio colectivo firmado tras una intensa huelga de los trabajadores en abril de 2013 que duró tres días.

Según el presidente de la CGT, José Adrían López Pacheco, los unionados además denunciaron la asignación de sobre 50 millones de dólares a las empresas Suiza Dairy y Tres Monjitas producto del acuerdo con el gobierno que fue ratificado por el Tribunal Federal como una forma de aumentar sus ganancias en vez de proteger y desarrollar empleos así como salvar la Industria Lechera.

“En los pasados meses el quebrado gobierno de Puerto Rico le regaló sobre 50 millones de dólares a Suiza Dairy y Tres Monjitas alegando que para salvar la industria lechera había que hacerlo. Contradictoriamente en los pasados meses la empresa peruana dueña de Suiza ha despedido trabajadores ilegalmente, amenaza con cerrar las facilidades de Juncos, cerró sus facilidades no unionadas en Hatillo, amenaza con reducir las comisiones y por tanto los ingresos de los vendedores. Por otro lado no han comprado ni una sola herramienta, camión, máquina o creado un solo empleo que justifique el saqueo del dinero de un pueblo en quiebra”, dijo López Pacheco, en conferencia de prensa frente a Suiza Dairy mientras los obreros llevaban a cabo su protesta.

Según indicó, la huelga en Suiza Dairy durante el mes de abril de 2013 culminó con un acuerdo en el que se incluyó que la empresa no podría tener empleados temporeros cuando hubiesen unionados cesanteados, estableció las condiciones que tendrían que darse para el cierre de las facilidades en Juncos así como las comisiones que devengarían los trabajadores producto de sus ventas.

“La empresa está y pretende continuar violando el convenio colectivo que firmó con la CGT y no se lo vamos a permitir. Para que CGT continúe respetando el contrato entre las partes más le vale que no insistan en no respetarlo ellos. No vamos a permitir que sigan despidiendo trabajadores para sustituirlos por empleados de agencias a los que les pagan una miseria, no van a reducir los salarios de nuestros unionados ni a cerrar Juncos sin recibir la más fuerte reacción de nuestra matrícula”, sentenció López Pacheco.

Por otro lado, el portavoz de los empleados de la Suiza señaló que “lo que ha hecho el patrono es comprar caros todo terrenos de lujo, invertir en convertir a Suiza Dairy en la distribuidora de productos no lácteos más grande de la isla, cesantear trabajadores bien pagos para sustituirlos por trabajadores de agencias muy mal pagos, conspira para cerrar facilidades provocando más desempleo y amenaza con reducir salarios e ingresos de nuestros trabajadores”.

“Este ataque a nuestro convenio colectivo junto al acuerdo con el ELA que les permite tumbarle millones al pueblo se ha convertido en su estrategia de negocios para aumentar sus ganancias mientras acaban de destruir la industria lechera puertorriqueña”, concluyó López Pacheco.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.