Investigarían supuestas presiones indebidas de James Tuller

d61793e2a4af69992c3ff36b45bec465EL CAPITOLIO – El representante Héctor Torres Calderón informó el lunes que radicó una medida para investigar las denuncias sobre presiones indebidas por parte del designado superintendente de la Policía, James Tuller Cintrón, para llevar a cabo cambios en la jefatura del Colegio Universitario de Justicia Criminal, por estrictas consideraciones político partidistas.

De acuerdo con el legislador, supuestamente se han ejercido presiones desde la Fortaleza para nombrar como Rector del Colegio a alguien con el visto bueno de la presente administración, por lo que el designado superintendente ya ha citado al sicólogo Ferdinand Arce Santiago para entrevista, según información divulgada por los medios de comunicación.

Asimismo, Torres Calderón dijo que Arce Santiago, según partes de prensa, ha tenido líos de carácter sexual en la Uniformada, tuvo un señalamiento por parte de la Oficina de Ética Gubernamental mientras hacía sus estudios universitarios y se le identifica como recaudador importante del Partido Popular Democrático (PPD).

“Tales denuncias no pueden pasar desapercibidas, por lo que persigo que la Cámara de Representantes lleve a cabo una investigación y de corroborarse toda la información, se lleven los resultados ante las oficinas correspondientes”, manifestó el representante del Distrito Número 12 (Morovis, Manatí, Vega Alta, Vega Baja).

Por otro lado, el representante señaló que el Colegio tiene como rector a Guillermo Torruella, quien fue ratificado por la Junta de Directores, organismo que se ha resistido a las presiones de La Fortaleza. Indicó que según la Ley 155 de 1999, crea el Colegio Universitario de Justicia Criminal, que aunque adscrito a la Policía de Puerto Rico; por conceder grados universitarios, se requiere de una total “independencia académica y operacional”, por lo que si se encuentra que son ciertas todas las imputaciones, el superintendente estaría violando esta ley.

“Nos causa gran preocupación que este tipo de situación afecte el ‘Acuerdo para la Reforma sostenible del Departamento de Policía de Puerto Rico entre los Estados Unidos, el Estado Libre Asociado de Puerto Rico y el Departamento de Policía de Puerto Rico’, el cual incluye, entre otros, despolitizar a dicho cuerpo de seguridad y protección, profesionalizar a sus componentes, promover la optimización de responsabilidad y de las prácticas policiales para asegurar que los residentes locales estén libres del uso de fuerza excesiva, allanamientos y confiscaciones ilícitas y discriminación”, reza la medida.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.