DRNA realiza operativo para evitar proliferación de negocios ilegales de alquiler de kayaks en laguna bioluminiscente en Fajardo

DRNA (Logo)SAN JUAN  – La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) Carmen Guerrero Pérez, informó el viernes, que el Cuerpo de Vigilantes lleva realizando operativos en los pasados días en la Laguna Grande, conocida como la laguna bioluminiscente de Fajardo, en donde se incautó equipo de personas que operan ilegalmente negocios de kayaks y ofrecen excursiones turísticas.

“Los operadores de kayaks ilegales dañan los recursos naturales de un espacio que es muy sensitivo y que es un atractivo turístico internacional.  Ponen además en riesgo la seguridad de los visitantes y turistas que salen durante la noche a disfrutar el resplandor de esta hermosa laguna, que es una de las pocas en el mundo”, dijo Guerrero Pérez en un comunicado de prensa.

El operativo atiende las querellas de operadores de kayaks bonafide y guías ecoturísticos sobre la proliferación de negocios clandestinos en la zona.

Guerrero Pérez indicó que los operadores ilegales desalientan a los guías ecoturísticos y operadores de kayaks que cumplen con tener los permisos del DRNA y la capacitación necesaria para trabajar en espacios naturales con visitantes.

Los concesionarios autorizados operan en sus carpas iluminadas y rotuladas con información para los visitantes en un área establecida en Las Croabas.  Luego salen hacia la Laguna Grande, no sin antes dar instrucciones importantes para que la experiencia sea segura y no cause daños a los recursos naturales.  De haber alguna inconformidad, el visitante o turista puede hacer su reclamación en la carpa o ante las agencias del gobierno donde debe estar registrada la compañía.

Nilsa Montañez, operadora bonafide de Enchanted Island Ecotours, denunció que ante la falta de medidas de seguridad de los operadores piratas, los turistas se pierden en la oscuridad en medio de la laguna o en el mar.

“Los operadores piratas no tienen un registro de cuántos turistas llevan y quiénes son. No se dan cuenta de las vidas que tienen a cargo.  Sus kayaks no tienen luces que los identifiquen como parte de un grupo y los turistas se pierden a veces.  Los operadores que estamos legales tenemos que ayudarlos a llegar a la orilla para evitarles el pánico de estar en un lugar oscuro sin saber como salir”, expresó Montañez.

La comerciante explicó que “los ayudamos porque un turista no quiere tener una experiencia desagradable y nosotros no queremos que la tengan.  Al momento que ocurra algo, todos los operadores con permisos vamos vernos afectados”.

Guerrero Pérez indicó que los operativos continuarán en esa zona.

 

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.