Denuncian supuesto “quid-pro-quo” de AGP con propietarios del Hipódromo

camarerostartSAN JUAN – El secretario General del Partido Nuevo Progresista (PNP), José Aponte Hernández, denunció el lunes un posible “quid-pro-quo” entre el gobernador, Alejandro García Padilla, y los propietarios del Hipódromo el Camarero en Canóvanas.

El expresidente cameral solicitó la intervención del Contralor Electoral para que investigue las posibles violaciones a las leyes de Puerto Rico bajo el supuesto esquema de “pay for play” que, según dijo, se consumó el pasado sábado.

Según el líder estadista, el primer ejecutivo habría sometido un proyecto de Fortaleza, el Proyecto de la Cámara 1772, que en síntesis, perpetúa el monopolio del actual hipódromo, permitiéndole, inclusive, convertirlo en un casino.

“Este es un caso del llamado ‘pay-for-play’. Es bien irónico que este nefasto proyecto se hubiese radicado el 21 de marzo, alrededor de una semana antes que el gobernador tuviera su actividad de recaudar fondos en el hipódromo. Este proyecto perpetúa el monopolio del actual hipódromo porque ahora, cualquier otra persona o entidad que quisiera desarrollar una facilidad similar, tendrá que cumplir con ambiguos requisitos que establecerá la nueva Junta Hípica. El camino será casi imposible para que se desarrolle la libre competencia”, expresó el legislador del PNP en declaraciones escritas.

Las expresiones de Aponte Hernández surgen luego que el gobernador celebrada este pasado sábado un lujoso evento de recaudación de fondos en Winners Convention Center de la mencionada instalación. Los costos de las taquillas variaron entre 125 hasta 2,600 dólares por persona.

“El proyecto del gobernador enmienda el Artículo 6, al añadirle un nuevo inciso donde claramente establece, por primera vez en nuestra historia, una serie de requisitos para cualquier hipódromo nuevo. No habla de ‘hipódromos’, claramente dice de nuevas facilidades. Entre los nuevos requisitos se encuentran el que él o la aspirante demuestre que tiene ‘inventario suficiente de ejemplares de carrera para sostener la operación independiente de ese hipódromo’. Este lenguaje que es discrecional de la Junta, cuyos miembros son nombrados por el ejecutivo, es equivalente a perpetuar el monopolio de los amigos del alma del gobernador”, dijo el representante.

De otra parte, indicó que otro aspecto que la medida beneficia al actual hipódromo es en la concesión de una licencia para operar hasta 500 máquinas de video entretenimiento, algo que a juicio del funcionario, equivale a crear un casino dentro de las facilidades hípicas.

Aponte Hernández manifestó que “la radicación de esta legislación, que solo beneficia a una parte, sucedió apenas unos días antes de que los administradores del Hipódromo el Camarero auspiciaran el más reciente, el pasado sábado, evento de recaudar fondos para la campaña política de García Padilla. Eso son los hechos, y los mismos son irrefutable. La mera apariencia de un quid-pro-quo está ahí”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.