Denuncian malos olores continúan afectando escuelas de Toa Alta

imagesTOA ALTA – El representante Ángel “Gary” Rodríguez denunció el miércoles que han pasado sobre seis meses desde que los padres, estudiantes, maestros y directores de varias escuelas de Toa Alta denunciaron un problema olores fuertes y todavía no ha habido acción por parte del gobierno para solucionar la emergencia.

Según el representante, se trata de las escuelas públicas Violanta Jiménez, José Pablo Morales y Nicolás Sevilla, ubicadas en el casco urbano del municipio de Toa Alta.

“Esto tiene que acabar ya. Desde octubre pasado los padres, estudiantes y la facultad académica de estas escuelas han venido denunciando esta situación sin que sus reclamos sean escuchados por la administración municipal ni el gobierno central. Los fuertes olores que emanan cerca de estos planteles han forzado a cambiar horarios de clases, en muchos casos, hasta suspender las clases por todo un día. Esto constituye un peligro y se tiene que atender”, señaló el representante en un comunicado.

El legislador del Partido Nuevo Progresista (PNP) insistió en que son hartos conocidos los riesgos que estos olores objetables representan y sus consecuencias negativas a la salud de los estudiantes y empleados docentes y no docentes, situación que hace de este problema uno de extremo peligro. De hecho, ya el estado ha admitido que las angustias mentales y el clima de incertidumbre que se crea en una escuela donde surge una emanación de gases u olor objetable interfiere con el ambiente sano y libre de preocupaciones, que se requiere en todo plantel escolar.

Sin embargo, señaló que hasta el día de hoy el Departamento de Educación no ha tomado cartas en el asunto, algo que tiene desconcertada a la comunidad.

“El secretario del Departamento de Educación, Rafael Román, se supone que haya activado la denominada Unidad Interagencial Especializada, cuya función es, precisamente, tener inherencia y responsabilidad primaria al surgir en las escuelas del sistema público de enseñanza alguna situación de emanación de gases y/u olores objetables. No sabemos porque esta unidad no ha tomado acción concreta, pero si estamos consiente que los olores continúan y que cada vez se hace más difícil laborar en estas tres importantes escuelas de nuestra ciudad de Toa Alta”, dijo.

Ante la inacción del gobierno, Rodríguez Miranda dijo que se volvió a unir a los reclamos de la comunidad escolar de Toa Alta y radicó una resolución en la Cámara de Representantes para ordenar a la Comisión de Educación, para el Fomento de las Artes y la Cultura de dicho cuerpo, a realizar un estudio abarcador dirigido a identificar cuáles son las causas que inciden sobre los problemas de estos olores objetables.

El legislador por Toa Alta y Bayamón arremetió además contra la Junta de Calidad Ambiental por no haber tenido la sensibilidad de instalar monitores de aire para recoger los contaminantes dispersos, cuestión de poder analizar la información recolectada y llegar a una conclusión certera sobre la situación que confrontan a diario cientos de niños y jóvenes toalteños.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.