Promueven el Bosque Modelo como alternativa de desarrollo sustentable

DRNA (Logo)SAN JUAN – La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Carmen Guerrero Pérez, afirmó que el Bosque Modelo es una propuesta de gestión territorial colaborativa y participativa para conservar el paisaje y promover la creación de empleos, la agricultura y el desarrollo socioeconómico sostenible en una región del país que experimenta desempleo y pobreza.

De esta forma Guerrero Pérez, no solo favoreció la aprobación del Proyecto de la Cámara 1635 para crear el Bosque Modelo de Puerto Rico, sino que también aclaró la diferencia entre un bosque modelo y una reserva natural para despejar la preocupación de algunos sectores que han confundido los términos. El proyecto declara 390 mil cuerdas de terreno como un área prioritaria para la planificación, el manejo del paisaje y el desarrollo sostenible.

“El Bosque Modelo es un bosque con gente. La gente piensa que el bosque modelo será como un bosque estatal o una reserva natural, pero no es un área natural protegida. Se llama bosque modelo porque es un área forestada cubierta de bosque. El bosque modelo es un nuevo paradigma de conservación en donde se integra la gente, mediante la participación ciudadana, la deliberación y concertación social, con los distintos usos del suelo ya sea para la agricultura, el turismo, el uso urbano e industrial o la conservación, unidos en una meta común, el desarrollo sostenible de una zona particular”, dijo la secretaria en un comunicado de prensa.

“Por ejemplo, en el Bosque Modelo se trabajará mano a mano con los dueños de terrenos privados, con los agricultores y con los operadores de hoteles para que, de forma voluntaria, implementen mejores prácticas de usos del suelo, mejores prácticas de operación de sus empresas y estrategias de conservación de terrenos privados que sirvan de modelo para Puerto Rico. Estas prácticas y estrategias, aparte de aportar al desarrollo sustentable, también tienen el potencial de ser fuente de desarrollo económico y generación de empleos”, añadió.

La titular aseguró que “el proyecto del bosque modelo no cambia la zonificación o calificación de los usos de los terrenos, ni cambia los planes de ordenamiento territorial de los municipios ni el Plan de Usos de Terrenos para Puerto Rico. Tampoco busca la adquisición de terrenos ni la expropiación”.

Indicó que el propio proyecto de ley establece claramente que “esta delimitación no deberá de ninguna manera interpretarse como una designación de área natural protegida ni conlleva una restricción sobre los usos de suelo aprobados en las calificaciones o zonificaciones vigentes en los planes de ordenación territorial. Tampoco implica un cambio de titularidad de los terrenos dentro del área delimitada”.

Guerrero Pérez señaló que “uno de los pilares del Bosque Modelo es la agricultura debido a su importancia en el desarrollo económico, en la generación de empleos, en la seguridad alimentaria, en la identidad cultural y en la conservación de la tierra. En el Bosque Modelo se encuentra el centro de la producción cafetalera del país con cerca de 40,000 cuerdas. De igual modo, dicha zona es el centro de la producción de una amplia variedad de productos que componen nuestra canasta de alimentos. Nuestra meta es que las actividades agrícolas dentro del Bosque Modelo logren paulatinamente cumplir con criterios de sostenibilidad ecológica, social y económica. Sin embargo, en el Bosque Modelo no se impone un método de agricultura, esta puede ser agricultura tradicional y convencional o la agroecológica u orgánica. Toda esta iniciativa es voluntaria.”

Durante la audiencia pública de la Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales que preside el representante César Hernández Alfonzo, el viernes pasado, la titular manifestó que “el concepto del Bosque Modelo no es nuevo ya que es una iniciativa a nivel mundial que comenzó a implantarse en la década de 1990. Hoy día existen más de 70 bosques modelos en el mundo en más de 25 países con redes de apoyo en Iberoamérica, Canadá, África, Asia y el Mediterráneo. Esta iniciativa pondrá a Puerto Rico en el mapa mundial de los países que implementan estrategias de avanzada hacia el desarrollo sustentable”.

“Ante la situación fiscal y económica del país, tenemos que identificar formas más efectivas y eficientes de utilizar los recursos públicos para la promoción del desarrollo sostenible invirtiendo en nuestra infraestructura verde. El hacerlos disponibles a la gestión colaborativa de organismos multisectoriales, como el Bosque Modelo, redundará en ahorros sustanciales al país,” concluyó Guerrero Pérez.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.