PPT propone no pagar la deuda por un tiempo

1994SAN JUAN – El portavoz y excandidato a la gobernación del Partido Puertorriqueño de los Trabajadores (PPT), Rafael Bernabe propuso el miércoles que se deje de pagar por un tiempo la deuda de 70 mil millones de dólares y se use el dinero en otros asuntos de importancia para el país.

“Tenemos que declarar una moratoria al servicio de la deuda. Es cierto que esto reducirá los créditos nuevos que podamos obtener. Pero ese ya es el caso: tan sólo podremos obtener fondos a intereses de usura. Con la moratoria retendremos una cantidad considerable de fondos que debemos dedicar a garantizar las necesidades más apremiantes del país y a fijar nuevas prioridades. Esto debe incluir una reforma contributiva y un proyecto de reconstrucción económica. Pero nada de esto será posible mientras el país paga 3.7 mil millones para el servicio de la deuda y se van 35 mil millones en ganancias cada año”, argumentó Bernabe en comunicado de prensa.

Según Bernabe, la deuda de Puerto Rico es impagable porque la economía está estancada, ante lo cual se nos impone la tarea de reorganizar las finanzas del país según nuestra capacidad de pago.

“La isla paga 3.7 mil millones de dólares anuales en el servicio de la deuda. Sencillamente no podemos pagarlo. Mientras más rápido lo entendamos, mejor. Necesitamos un nuevo comienzo, una medida que inicie una verdadera reorganización de las finanzas del país. Pero tenemos que diseñarlas nosotros, partiendo de nuestra realidad fiscal. No podemos permitir que se nos obligue a adoptar imposiciones que menoscaban la calidad de vida del país”, afirmó el profesor universitario.

El profesor universitario indicó que el gobierno tiene que declarar una emergencia social en Puerto Rico y dejar de aceptar la fatalidad de la degradación. “Pero esta emergencia se debe apartar de los libretos neoliberales y de doctrinas de choques que se encaminan a más aumentos de IVU y despidos de empleados de gobierno. Debemos declarar una moratoria de la deuda, sentarnos a negociar los términos de ésta con los bonistas, exigir mayor aportación contributiva a las grandes empresas y detallar un plan de reconstrucción económica con el gobierno federal. Pero en lugar de esto, estamos viendo al gobernador lamentar lo que hacen las acreditadoras, no hacer nada al respecto y aceptar, como fatalidad, sus imposiciones. Este el camino de la profundización de la crisis y de nuevos ataques contra el pueblo trabajador”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.