Investigan protocolos de seguridad ante un sismo de gran magnitud

Cámara de Representantes de Puerto Rico (Logo)EL CAPITOLIO – El representante del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ángel Muñoz Suárez, anunció el lunes la radicación de una medida legislativa dirigida a investigar los protocolos de seguridad implantados por el Gobierno ante la eventualidad de que Puerto Rico sea sacudido por un sismo de grandes proporciones.

“Durante los últimos meses hemos observado cómo han aumentado los números de sismos registrados en la región de Puerto Rico. Esto es un cambio de panorama ante lo que se consideraba como una región en medio de un ciclo pasivo. Ahora estamos atravesando por un periodo muy activo de temblores y es imperativo constatar que los protocolos establecidos por las respectivas agencias del gobierno central para lidiar con un terremoto de gran magnitud estén al día”, señaló el legislador estadista mediante un comunicado de prensa.

Según el representante, la Resolución de la Cámara de Representantes 867, presentada el 20 de febrero por el representante del PNP, ordena a la Comisión de Seguridad Pública y para el Desarrollo de Iniciativas Contra el Crimen y la Corrupción a realizar un abarcador estudio sobre los protocolos de seguridad promulgados por la Red Sísmica de Puerto Rico, su Manual de Operaciones y Procedimientos, esto ante el dramático aumento en el número de sismos en nuestra región reportados por dicha entidad para los años 2012 y 2013, así como los primeros dos meses del 2014; con el fin de constatar su efectividad y actualización a la situación.

Muñoz Suárez dijo que su preocupación surge luego que el pasado 13 de enero se registrara un terremoto de 6.4 grados en la escala de Richter y de unos 10 segundos de duración que sacudió la mayor parte de Puerto Rico, e incluso se sintió en la vecina República Dominicana. El temblor, uno de los más intensos de los que se tiene registro en la historia reciente de la Isla, tuvo lugar a las 00:01 hora local (04:01 GMT), tan sólo un minuto después de que se acabara el día en que se cumplían cuatro años del devastador terremoto que dejó unos 300,000 muertos en la cercana republica de Haití.

“La medida busca investigar la actualidad de los planes de desalojo, proveer continuidad al gobierno en caso de una catástrofe y buscar avanzar una campaña mediática para explicarle al pueblo los pasos a seguir de surgir una emergencia causada por un devastador terremoto. Exhortamos a la mayoría parlamentaria a brindarle paso a esta medida que busca un sólo fin: el preparar a nuestra ciudadanía para un temblor de grandes proporciones y así evitar la pérdida de vida”, concluyó el representante novoprogresista.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.