Gobernador inaugura represa Portugués en Ponce

RECORRIDO INUNDACIONES AMRPONCE – El gobernador Alejandro García Padilla inauguró el miércoles la represa Portugués, uno de los proyectos de infraestructura más importantes y esperados en la historia de la ciudad señorial, pues protegerá de inundaciones a más de 40 mil residentes de Ponce, así como su casco histórico y algunos de sus vecindarios más antiguos.

“Hoy no solo inauguramos esta inmensa represa de 220 pies de alto y 1,230 pies de longitud; hoy cerramos un largo proceso iniciado en 1970, cuando el Congreso de Estados Unidos autorizó al Cuerpo de Ingenieros del Ejército el proyecto de control de inundaciones, del cual esta represa es su último componente”, explicó el primer mandatario.

Se explicó que el proyecto tuvo una inversión de 378 millones de dólares; el 75 por ciento de los fondos eran federales que administró el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, mientras que el restante 25 por ciento fueron fondos estatales a través del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.

La represa crea un embalse con capacidad para 12,325 pies cúbicos de agua. La misma también tiene un aliviadero en el centro superior, así como cuatro válvulas cuyo propósito es controlar el nivel y la velocidad de las descargas de agua río abajo. Portugués es la primera represa del Cuerpo de Ingenieros, en Estados Unidos y el Caribe, construida de arco grueso de concreto compactado con rodillo. Por eso, durante su construcción, se convirtió en escuela para estudiantes e ingenieros de Puerto Rico y Estados Unidos.

Una vez la represa llegue a su nivel óptimo de casi 440 pies de altura sobre el nivel del mar, se convertirá en un área donde se podrán llevar a cabo actividades de pesca recreativa, deportes acuáticos y de paseos en bote.

Este plan de control de inundaciones inició hace 40 años con la canalización del río Portugués, que incluyó desviar su cauce al sur de la avenida Las Américas para que más abajo se uniera al río Bucaná y desembocaran juntos cerca de La Guancha. El río Bucaná, a su vez, fue canalizado desde el punto en que entra al centro urbano de Ponce. La canalización de ambos ríos culminó en el 1997.

Entretanto, el Cuerpo de Ingenieros completó, en 1992, la construcción de la represa Cerrillos, otro componente del proyecto. La represa Portugués finaliza este prolongado plan, que se extiende por casi cuatro mil cuerdas de terreno.

“Celebro con los ponceños el alivio que representa esta obra; la protección y tranquilidad que les brinda esta represa. Ya no tendrán que preocuparse con cada lluvia torrencial. Esa preocupación será cosa del pasado para pasar a ser un área de protección y alegría de un lugar para disfrutar de la naturaleza y, por lo tanto, debemos protegerlo para el disfrute de muchas generaciones futuras”, concluyó García Padilla.

Se espera que en septiembre, el Cuerpo de Ingenieros transfiera la operación de la represa Portugués al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.