DRNA le dará con el libro a los que hostigaron a ballenas en el Oeste

DRNA (Logo)SAN JUAN – La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Carmen Guerrero Pérez, anunció el lunes que está adelantada la investigación sobre el caso de supuesto hostigamiento a dos ballenas jorobadas el pasado fin de semana cuando se alega que más de cuatro corredores de motoras acuáticas acorralaron a estas especies marinas.

Según Guerrero, un vídeo que muestra el hostigamiento a las ballenas jorobadas ha recorrido las redes sociales y ha causado indignación.

“Lo que es peor en este caso, es que nuestros biólogos marinos confirman que se trataba de una madre y su cría. El acoso al que fueron sometidas estas ballenas jorobadas, según se observa en el video, pudo haber provocado el que la madre, asustada saliera a toda velocidad y abandonara a su cría. En casos así, la cría quedaría huérfana y por su tamaño no hay acuario que la acepte o lugar alguno donde se pueda alimentar y cuidar en lo que crece y se hace independiente”, expresó Guerrero Pérez en comunicado de prensa.

Según la secretaria del DRNA, el hostigamiento a mamíferos marinos es regulado por leyes federales y estatales. El 2 de junio de 1970, la ballena jorobada fue designada como una especie en peligro de extinción e incluida en la lista federal de especies en peligro de extinción. Mencionó que los supuestos implicados pueden recibir una multa de 50 mil dólares o un año de cárcel.

“En el caso que observamos en el video, los dueños de estos jet skis violentaron las distancias reglamentarias y prácticamente estaban encima de las ballenas, tratando de cortarles el paso y sin dejar un espacio libre de 180 grados en la dirección en que se mueven las ballenas. El DRNA cuenta con el video como evidencia y estamos llevando a cabo la investigación mano a mano con las agencias federales para procesar a las personas responsables”, añadió la secretaria.

Explicó que la Ley de Observación de Ballenas, específicamente para ballenas jorobadas, establece que la distancia para observarlas es de 100 metros. Cuando se trata de dos embarcaciones o más, la distancia para observarlas es de 400 metros. Si hay una madre con una cría, las embarcaciones no se pueden acercar.

Las ballenas jorobadas se alimentan solamente durante el verano en las regiones polares y migran a aguas tropicales para reproducirse y parir las crías durante el inverno polar. Durante los meses de enero a abril, puede observarse a las ballenas jorobadas por el noroeste de Puerto Rico. El área de Rincón a Aguadilla y las aguas profundas del Canal de la Mona proveen un buen refugio y hábitat para las madres, crías y los machos reproductivos.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.