Denuncian que gobierno pagó demás por terrenos en el CEN

UnknownSAN JUAN – El portavoz de la Coalición Pro Corredor Ecológico del Noreste (CEN), Luis Jorge Rivera Herrera, hizo un llamado el lunes a las autoridades gubernamentales para que reevalúen las condiciones extraordinarias bajo las cuales se tasaron terrenos en la Reserva Natural del CEN (RNCEN) para su posterior compra con fondos estatales y federales.

“Nos preocupan enormemente las presunciones irrazonables utilizadas para tasar los terrenos adquiridos y el efecto que tuvieron finalmente sobre su precio. Pero más aún, por el impacto que podrían tener al encarecer compras futuras en el Corredor y otras áreas de la Isla para su protección, sobre todo cuando los fondos disponibles para la conservación de terrenos en Puerto Rico han sido siempre muy limitados. Por tal razón, hacemos un llamado a las autoridades pertinentes para que reexaminen si estas transacciones se llevaron a cabo correctamente y en ley”, señaló Rivera Herrera.

Según Rivera Herrera, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) ha adquirido al día de hoy cerca de 630 cuerdas en la Reserva Natural. El valor de los terrenos estuvo basado en 4 estudios de tasación que presumían que el gobierno iba a permitir la construcción de los proyectos residenciales turísticos San Miguel Resort y Dos Mares Resort en la RNCEN. Los proyectos, en cambio, nunca obtuvieron permiso alguno.

Mencionó que los terrenos fueron comprados a los proponentes de ambos proyectos, Juan Ramón Zalduondo, y a Efraim Kier, Luis Alberto Rubí y Mark Greene, respectivamente, por una suma total aproximada de 28.5 millones de dólares. Las tasaciones fueron realizados por la firma McCloskey-Mulet & Bonnin Appraisers, PSC.

El planificador ambiental expuso que la mayoría de los terrenos comprados por el DRNA en la Reserva Natural del CEN se distinguen por tener serias limitaciones para su desarrollo.

“Estos albergan especies vulnerables o en peligro de extinción, humedales, son inundables, en algunos casos con un nivel de inundación mayor a los 10 pies de profundidad. La calificación o usos del terreno establecida por la Junta de Planificación al momento de la compra era, a su vez, para conservación o uso agrícola”, indicó.

Rivera Herrera informó que previo a la adquisición de los terrenos pertenecientes a Zalduondo, la Junta de Calidad Ambiental había rechazado en tres ocasiones la declaración de impacto ambiental del San Miguel Resort.

“Una situación similar ocurrió con la compra hecha a los proponentes del Dos Mares Resort, puesto que el Tribunal Supremo de Puerto Rico había revocado su documento ambiental. La futura aprobación de ambos proyectos, por lo tanto, era sumamente improbable, sobre todo ante la eventual designación del CEN como reserva natural”, mencionó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.