Bajo alertas el sur por posibles incendios forestales

imagen ilustrativa

imagen ilustrativa

SAN JUAN – El Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan emitió un aviso de Bandera Roja y una vigilancia de incendios para los municipios ubicados en los valles y las laderas del sur de la Isla, ante el peligroso incremento en el potencial de incendios que surgirá el miércoles, desde antes del mediodía.

El aviso de Bandera Rija por riesgo de incendios etará en efecto a partir de las 11:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde del miércoles, para los municipios de los valles del sur de Puerto Rico, así como la Isla de Mona.

Entre los municipios bajo aviso de Bandera Roja se encuentran: La mitad sur de Cabo Rojo, Lajas, Guánica, la mitad sur de los pueblos de Yauco, Guayanilla, Peñuelas, Ponce, Juana Díaz; los municipios de Santa Isabel, Salinas, Arroyo y las porciones sur de los municipios de Coamo y Guayama, así como la Isla de Mona, que pertenece a la jurisdicción de Mayagüez.

El aviso fue emitido ante la alta posibilidad de que el porciento de humedad del aire en la zona sur de la Isla y en la Isla de Mona alcance valores entre un 35 y un 45 por ciento, lo que son condiciones mucho más peligrosas que las presentes el pasado sábado, cuando una vigilancia de Bandera Roja fue emitida. Esto, junto al incremento en la velocidad de los vientos a entre 20 a 30 millas por hora, representa un riesgo serio en el potencial de incendios forestales y de malezas por causas humanas o por combustión espontánea para porciones del sur.

Según el pronóstico emitido por el SNM, luego de la salida de un área de humedad que afectó a la Isla en horas tempranas de la mañana, se espera que la masa de aire seco impulsado por un sistema de alta presión al noreste del Atlántico se inyecte principalmente en el sur e incremente la fuerza de los vientos alisios.

La combustión espontánea, aunque ha levantado dudas sobre su existencia, es posible solo con valores de humedad inferiores al 45 o 50 por ciento. Factores adicionales como abundancia de vegetación seca y la fuerza del viento se combinan para permitir que estos incendios, una vez se produzcan, avancen rápidamente y se vuelvan difíciles de contener. Es bajo estas circunstancias que ocurren las llamadas “tormentas de fuego”, en las que un incendio puede avanzar varios pies por minuto y consumir amplias extensiones de terreno en pocas horas.

El SNM recomendó a la ciudadanía a ejercer precaución, sobre todo en los municipios del sur de la Isla, si van a realizar actividades que puedan provocar incendios forestales y de malezas. Se pidió que se evite el uso de equipos como barbacoas y otros artefactos que puedan emitir chispas cerca de pastos o arbustos secos.

Una vigilancia de Bandera Roja también fue puesta en vigor a partir del jueves en la mañana, hasta la tarde, ya que se espera que las condiciones de riesgo elevado de incendio continúen presentes para las porciones del sur de la Isla.

La alerta de bandera roja fue implementada por el SNM este año, aunque en los Estados Unidos la alerta se ha utilizado por varios años para anticipar el riesgo de incendios forestales.

Se exhortó además a no arrojar colillas de cigarrillos al suelo, ya que las condiciones durante el día harán posible que estas puedan encenderse rápidamente, aun cuando aparenten estar apagadas.

Si un ciudadano se percata de un incendio de maleza, debe notificar inmediatamente a los Bomberos o las autoridades pertinentes, ya que pudiera dispersarse rápidamente. Si su vida está en peligro por el incendio o sorprende a alguien incendiando deliberadamente pastos o malezas, debe llamar al Sistema de Emergencias 9-1-1. La quema de basura o de terrenos intencionalmente está prohibida por ley.

Un aviso de Bandera Roja significa que las condiciones necesarias para el desarrollo de incendios forestales o de malezas está presente y que pudieran ocurrir en el momento en que se emite la alerta o dentro del periodo de las próximas 24 horas.

Mientras, una vigilancia de incendios significa que hay condiciones críticas para el riesgo de incendio pronosticadas dentro de las próximas 24 a 36 horas, por lo que se recomienda permanecer atentos a las comunicaciones emitidas por las autoridades.

Durante la pasada temporada de incendios forestales, que comienza desde mediados de enero hasta finales de abril, se reportaron unos 1,600 incendios en la Isla, la mayor parte de estos hacia la zona sur. El pasado año un anciano perdió la vida tras inhalar humo, cuando intentó extinguir un incendio de malezas cerca de su casa.

En lo que va de temporada, que inicia la tercera semana de enero y finaliza en la última semana de abril, ya se han incendiado cerca de 2,000 cuerdas de terreno, lo que según el Cuerpo de Bomberos pudiera representar un valor estimado en 200 mil dólares en pérdidas.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.