Anuncian proyecto millonario de mejoras a las carreteras PR-17 (Ave. Piñero) y PR-181 (Expreso Trujillo Alto)

imagesTRUJILLO ALTO – Como parte de un abarcador programa de renovación de nuestras carreteras y puentes, el secretario de Transportación y Obras Públicas (DTOP), Miguel A. Torres Díaz junto al director ejecutivo de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), Javier Ramos Hernández y al secretario de estado, David Bernier Rivera anunciaron el jueves, la rehabilitación de las carreteras PR-17 y PR-181, mejor conocidas como la avenida Jesús T. Piñero y el expreso de Trujillo Alto, respectivamente.

“El desarrollo económico de Puerto Rico está estrechamente vinculado a la construcción de una infraestructura de autopistas, carreteras y puentes de primer orden. Para que el desarrollo económico continúe, es necesario, no solamente que ampliemos nuestra red vial, sino que mantengamos en óptimas condiciones la existente”, afirmó el titular de Estado en un comunicado de prensa.

La inversión en las mejoras a ambas vías asciende a cerca de $10.5 millones en fondos federales y estatales. Entre tanto, durante la construcción de estas obras, que inició en diciembre de 2013 y culminará en julio de este año, se crearán 120 empleos.

“Estamos llevando a cabo esta renovación de nuestra red vial para garantizar el seguro y eficiente movimiento de carga, bienes y servicios a lo largo y ancho del área metropolitana de San Juan, así como para movernos nosotros a las escuelas de nuestros hijos y a nuestros trabajos”, dijo Bernier Rivera.

Las reparaciones a los 15 kilómetros entre ambas autopistas incluyen la remoción de pavimento y su reemplazo con losas de hormigón; la estabilización de losas con inyecciones de hormigón; el sellado de las juntas entre las losas; la reparación de grietas; la instalación de dovelas o arcos de hormigón; la remoción o restablecimiento de la capa superficial; la reconstrucción de aceras y la construcción de rampas de impedidos; y la limpieza y reparación de los drenajes.

Las obras incluyen casi toda la extensión de cada carretera. En el caso de la Piñero, se prolonga desde su intersección con la PR-20, en la frontera de Puerto Nuevo con Guaynabo, hasta su intersección con el expreso de Trujillo Alto, antes del puente Teodoro Moscoso y la salida al Ramal-8 de Carolina. Por su parte, las mejoras al expreso de Trujillo Alto se extienden desde la calle Julio Andino y llegan hasta la intersección con la PR-175, antes del puente a Encantada.

“A este se une los trabajos que se realizan en la intersección entre ambas carreteras. Allí se construyen, desde marzo de 2012, tres puentes para dar salidas a desnivel de la avenida Jesús T. Piñero al expreso de Trujillo Alto y al Ramal-8, así como entradas a desnivel desde esas carreteras y la urbanización Matienzo Cintrón a la avenida Piñero”, indicó el secretario de Obras Públicas.

En el expreso de Trujillo Alto, los trabajos también incluyen sustituir los semáforos por unos más modernos que se comunican, de manera inalámbrica, con el centro de control de tránsito de la Autoridad de Carreteras.

“De esta manera, el proyecto eliminará todos los semáforos que, por años, han hecho esta intersección propensa a accidentes de tránsito”, enfatizó Torres Díaz.

El resto de este proyecto está programado para completarse el 30 de septiembre de 2014 e incluye, además, una rotonda, un puente que conectará directamente el expreso a la avenida Piñero en dirección a Hato Rey y la siembra de árboles y grama, entre otras cosas. Esto tiene un costo de 23 millones de dólares de fondos estatales y ha creado 98 empleos.

Además de lo antes mencionado, se están llevando a cabo mejoras en el área circundante al Tren Urbano en Cupey; en el puente del expreso Baldorioty de Castro, sobre la avenida Roberto H. Todd, en la parada 18 de Santurce; en el puente de la carretera PR-2 sobre el río Bayamón; a los sistemas de semáforos en las avenidas Fernández Juncos, Ponce de León, Muñoz Rivera, Roosevelt y Las Cumbres; y en la carretera PR-2 a lo largo de Guaynabo, Bayamón, Toa Alta, Toa Baja, Vega Alta y Vega Baja.

También, hace mes y medio, comenzó la rehabilitación de los 14 kilómetros de la PR-1 que cruzan de norte a sur a San Juan, un proyecto con una inversión de más de 6 millones de dólares y que está creando 75 empleos.

En total, este abarcador programa de renovación de nuestras carreteras y puentes supera los 230 millones de dólares.

“Estos proyectos son posibles porque el año pasado asignamos los recursos que necesitaba la Autoridad de Carreteras para salir de la crisis en la que la encontramos, con una deuda de más de 2 mil millones de dólares, que amenazaba con desangrar al Banco Gubernamental de Fomento”, concluyó Bernier Rivera.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.